Actividades extraescolares: ¿necesarias para los padres o para los niños?

in #betterlife5 months ago
      Como docente o instructor se tiene muy claro la importancia de la motivación en la enseñanza. Nos repetimos frases como: "hay que enamorar al niño del aprendizaje y tener cuidado de no matarle el gusto por el idioma, las matemáticas, el tenis, el futbol, la pintura, karate"… Se entiende que la persona que instruye juega un papel muy importante como motivador especialmente cuando es el primer encuentro con el estudiante

 

Si al niño o joven no le gusta, se puede siempre cambiar de estrategias, ya que es posible que el método utilizado para enseñar no sea el más apropiado. Por ejemplo, que se estén implementando muchas estrategias visuales cuando se tienen estudiantes kinestésicos.
 
Existen diferentes técnicas para hacer más agradable un contenido. Pongamos de ejemplo el uso de los juegos dentro del ambiente de aprendizaje, sin duda alguna son una excelente forma de aprender, estimulan la creatividad, la producción escrita y/o mejoran la fluidez. Dependiendo del tipo del juego se pueden desarrollar distintas habilidades. Se requiere de toda una publicación aparte (por no decir libro) para contar todos los beneficios de los juegos.

 

     Sin embargo, si tenemos que usar el juego todo el tiempo como atractivo para que deseen participar, es obvio que la finalidad no es el aprendizaje, la finalidad es jugar.
 

child-865116_1920.jpg

Fuente

¿Cuál es el límite?

 

Es muy fácil crear estrategias cuando se trabaja con personas que están allí por decisión propia. Jóvenes y niños emocionados, despiertos, alegres y entusiastas, que cada cosa que se les enseña los hace emocionar y hasta decir, “ojala mis clases fuesen todos los días” o individuos lo suficientemente maduros y respetuosos para asumir el estudio con responsabilidad.

 

Pero es muy incómodo intentar convencer a otra persona de hacer algo que no desea hacer. Esto más que todo se veía en escuelas y liceos donde una materia es obligatoria. Pero los que trabajábamos en academias, institutos o por cuenta propia teníamos la dicha de encontrar únicamente personas que estaban allí porque realmente lo deseaban.

 

Se disfrutaba de enseñar a jóvenes a los que todo le parecía interesante y asombroso. Individuos curiosos, que hacen mil preguntas porque quieren aprender, y en cada clase traían algo nuevo: un descubrimiento o una interrogante. Sin embargo, en algún momento algunas personas empezaron a confundir el papel de las academias, centros de enseñanza, y clubs deportivos con un “cuidado diario” o servicio de niñera y las ventajas que se tenía de trabajar en academias o por cuenta propia desaparecieron.

 

Las academias comenzaron a llenarse de alumnos cuyos padres son los únicos interesados en que el aprendizaje ocurra o peor aún alumnos cuyos padres necesitan mantenerlos ocupados por un tiempo. Sus padres no tienen tiempo para cuidarlos y la solución es atiborrarlos de actividades durante todo el día, o al menos mientras los niños no están en el colegio.

 

book-15584_1920.jpg

Fuente

Muchos profesionales que se dedican a enseñar una disciplina específica, tienen que lidiar con estudiantes que no están allí por voluntad propia, esto crea un ambiente pesado y tedioso. Aun cuando el instructor logra sustituir el gesto de hostilidad por una sonrisa en sus estudiantes y logra ver un avance en el aprendizaje, todo el proceso es agotador. Tal vez porque las condiciones no están dadas para que el niño asista a la clase con una actitud más positiva, ya que este llega cansado debido a su estricto horario abarrotado de actividades

 

Los estudiantes que sí desean aprender se frustran mientras el docente pierde energía convirtiéndose en un vendedor, utilizando cualquier tipo de recurso para que sea agradable la clase, para que guste, e incluso puede jugar a manipular, dar discursos sobre el futuro, beneficios y todo lo que le sirva para alentar a la persona a aprender lo que enseña. Funciona puede ser, pero todo es muy forzado.

Respeto al niño y a sus gustos

¿Cómo te sientes tú cuando eres obligado hacer lo que no te gusta?

Por mucho que una persona ame algo, le quite el sueño, le acelere el corazón, le haga sonreír y le de felicidad, esto no quiere decir que para los demás sea igual. ¿Debo forzar a otro a que le guste lo que a mí me gusta? ¿Y si esa niño que obligo a jugar futbol tiene dotes estupendas para las matemáticas, o la química, o la cocina? ¿Si el niño que es obligado a aprender idiomas quiere tocar la guitarra? O ¿aprender karate o tal vez quiere ser futbolista?
 
Está bien que como padres seamos motivadores, démosle la oportunidad al niño de conocer cosas nuevas además de las cuatro paredes de su casa, que aprenda música, pintura, idiomas, que vea la variedad de alternativas que tiene la vida para él. Pero no todo al mismo tiempo. Es bueno incentivar una disciplina, pero hagámoslo con inteligencia, recordando que se aprende mejor lo que se disfruta. No ignoremos lo que nos dicen los niños. ¿Qué les gustaría a ellos aprender?

 

Yo por mi parte, como instructora me quedo con los de libre elección.
Decido no convencer a nadie. Me quedo con los ya convencidos.
Ya no quiero enamorar, los quiero ya enamorados.
Me quedo con los que se emocionan, como los que brincan, con los que se alegran, me quedo con los que aman la vida y se entusiasman.
Me quedo contigo.

49896300_2206505126228695_1110072041823797248_n.jpg

Sort:  

Hola @nakary. Excelente tu publicación y realmente nutre mucho el aspecto educativo. Muchas personas no tienen en cuenta que el estudio va mucho más allá del simple hecho de asistir a una escuela. Gracias por tan maravilloso documental
#onepercent #venezuela #affable

Gracias por tu comentario, si va mucho más allá de asistir a una escuela, debemos estar comprometidos con el aprendizaje y buscar la forma de mejorar.

Hola @nakary, que hermoso lo que comentas, ciertamente las cosas fluyen mejor cuando nos gusta lo que hacemos, en el caso de los niños la motivación juega el rol dominante, no solo ellos deben estar motivados al aprendizaje, si no que el docente también debe estar motivado a enseñar, transmitiéndole el amor al conocimiento, en particular cuando en clases noto a algún estudiante que le gusta la matemática me entusiasmo, pues la mayoría ya viene con ideas preconcebidas sobre esta área, generalmente no les gusta y entonces te encuentras con un gran dilema como motivarle a que sienta interés? como orientarle para ser mejor en algo que no le gusta, pero que es necesario hacer? creo que acá entra en juego la motivación por parte del docente. Saludos.
#onepercent
#venezuela
#affable

Gracias por tu comentario. Sí, el docente debe estar motivado a enseñar, transmitir el amor al conocimiento, y buscar la forma de incentivar al estudiante. Muchos estudiantes ya vienen predispuestos eso es cierto, tienen ideas negativas sobre la matemática o incluso sobre el estudio en general, ya que creen que es algo tedioso. Influye mucho también la familia y su forma de ver el estudio en general.

Muchas gracias por comentar.
#onepercent
#venezuela
#affable

Totalmente de acuerdo con lo que afirmas. Lamentablemente la formación se tergiversa, las personas muchas veces no se dan cuenta del para qué es el estudio y los docentes a veces se ven en la situación de "cuidar" a los niños y se pierde el trabajo que no es poca cosa. Desde la planificación, elaboración de recursos, evaluación y todo lo que conlleva desarrollar una sesión de clases. Muy buen post que nos lleva a reflexionar acerca de este tema tan importante. Saludos, hija.

Gracias por comentar, es muy cierto la formación se tergiversa y termina siendo el docente un cuidador.

Hola @nakary, que agradable es para mi leer este post, comparto estas mismas preocupaciones, aunque mi dedicación es anivel universitario, estos mismos detalles los encuentro en estudiantes en edad escolar y aunque no lo creas, en edad universitaria también que es lo más grave.

Comparto contigo totalmente esto que has dicho:

Las academias comenzaron a llenarse de alumnos cuyos padres son los únicos interesados en que el aprendizaje ocurra o peor aún alumnos cuyos padres necesitan mantenerlos ocupados por un tiempo.

La educación debe causar gusto y agrado en los estudiantes y en el docente, no puede ser vista como una obligación por ninguna de las partes involucradas, creo que hay que comenzar educando a los padres principalmente.

Excelente este post de hoy.

Saludos
#onepercent #venezuela #affable

Hola @tocho2 gracias por pasarte por mi blog.
Es una lastima observar actitudes infantiles en jóvenes universitarios ya que se supone están en una etapa de aprendizaje completamente diferente a la de un niño. Estoy completamente de acuerdo contigo en que la educación debe dar gusto. Lamentablemente parece algo cultural aquí, que la educación es vista con pesar.

Comentaba hace días a unos conocidos sobre una estudiante coreana a la que le enseño español, la niña ya habla inglés muy bien al igual que español.

Los rostros de las personas que me escuchaban no era de admiración, era de ¡pobre esa niña que debe estudiar tanto! Porque piensan que para la niña es una algo forzado y obligado, pero la niña está impaciente siempre quiere estudiar, le encantan sus clases y habla de ellas con mucha emoción.

No pude evitar pensar en cómo se ve el estudio para la mayoría de las personas de acá, como algo tedioso. Incluso muchos padres piensan que si el estudio causa gusto, el estudiante la pasa bien durante su clase, entonces no está aprendiendo nada, simplemente está perdiendo el tiempo.
Hay mucho ramas en este tema, tus comentarios siempre me hacen recordar otras cosas.

Saludos y gracias por pasar por acá.

#onepercent #venezuela #affable

Creo que el problema radica en que hay que enseñar a los padres también a ver el estudio como un camino para adquiriri herramientas y estimular habilidades, estudiar no debería verse una tortura.

Saludos amiga

Coin Marketplace

STEEM 0.65
TRX 0.10
JST 0.099
BTC 49785.63
SBD 5.55