Depredador - Capítulo XVIII

in #blood2 years ago


Capítulo XVIII


El depredador miraba atentamente los ojos de aquel vaquero que estaba en el piso, a él le costaba respirar por aquellos golpes que Liam le había propinado, pero tan pronto vio como aquel ojigris agarraba el alicate, el hombre comenzó a moverse con dificultad para alejarse lo más posible del monstruo que lo estaba acechando. El público no dejaba de gritar con euforia y el vaquero Charlie sin duda alguna se arrepentía mil veces de haber aceptado “matar” al depredador, había caído en una vil trampa.

Liam enarcó una ceja para luego darle la espalda y hacer una ceña, el hombre de seguridad que estaba detrás de las rejas asintió e ingresó al killbox con una silla, Charlie pensó por un breve segundo que lo iban a sacar, pero al ver que cerraban de nuevo la puerta comenzó a gritar “AYUDA” con lágrimas en los ojos, estaba en el matadero y nadie iba a poder sacarlo de allí.

El de ojos grises sonrió cínicamente para negar con la cabeza y agarrar una cuerda que estaba en la mesa e ir hacia el hombre que yacía tirado en el piso a toda velocidad, lo agarró fuertemente levantándolo para sentarlo en la silla y comenzó a darle puñetazos para debilitarlo aún más, el hombre intentó hacerle un rasguño, pero Liam no dejó que eso pasara; finalmente luego de tantos golpes, pudo atarlo en el apoya brazo de la silla.

—¿Te estás divirtiendo?— Preguntó Liam con la voz burlona

El vaquero, que ya tenía un ojo hinchado y los labios lleno de sangre le escupió la cara haciendo que el depredador cerrara los ojos con una sonrisa. Se secó la sangre de la cara y suspiró

—Tomaré eso como un sí— Liam recogió el alicate del piso que previamente lo había dejado allí para atar las manos del hombre y se acercó a él para agarrar sus manos, al ver que este lo ponía en puños, le dio tan fuerte con la cabeza de la herramienta a los nudillos del vaquero, que tuvo que dejar de apretar —Buen chico— Tomó el dedo índice para agarrar la uña y comenzarlo a desprender de la carne del hombre, los gritos que daba el vaquero era insoportable

El tiempo comenzó a transcurrir mientras que Liam le quitaba las uñas uno por uno dejando un rastro de sangre, el hombre estaba perdiendo la consciencia de nuevo por el dolor y el depredador, antes que se desmayara le inyectaba adrenalina.

—Ma…ma…tame…— Agonizó el hombre pidiendo clemencia.

—Aún no—

—Mal…dito..se..as— Murmuró

—Lo sé— Liam le arrancó la última uña haciendo que el hombre gimiera de dolor, su garganta estaba ya irritada por los gritos y llanto

—Jam..as.. serás.. fe..feliz—

—También lo sé, me dejaste huerfano y me convertiste en esto. Tú creaste al depredador desde el mismo momento en que se te ocurrió violar a la madre de Liam—

—Est..as.. loco..—

—No, soy fuerte— Liam se levantó para ir hacia la mesa de tortura y buscar el cuchillo apropiado para lo que iba a hacer ahora, al encontrarlo le dio un beso al metal y lentamente se dirigió al hombre que estaba cabizbajo con los ojos cerrados, sabía que aún estaba consciente así que lo tomó del cabello para subirle el rostro y mirarlo a los ojos.

—Así me gusta verte, destrozado—

—Mue..rete— Respondió con voz cansada pero lleno de odio y rencor.

—Que curioso, eso es un spoiler de lo que va a pasar ahora pero contigo— Liam sostuvo con fuerza y precisión el cuchillo para hacerle una D en la frente.

El vaquero ya no tenía fuerzas para gritar, le dolía muchísimo pero su voz no salía de lo cansado que estaba, sólo quería morir en ese momento, sólo quería que la muerte se lo llevara.

El depredador por otro lado sentía que nada era suficiente para vengarse del dolor infernal que le había causado en la niñez de Liam, aquel hombre era un ser sin escrúpulos que mataba a las personas por negocios. El depredador sabía que, si él nunca hubiese matado a la madre de Liam, el ojigris jamás hubiese hecho una doble personalidad para alejarse de las cosas que le hagan mal y él hubiese tenido otro futuro, pero no fue así.

—Ahora todo el mundo sabrá que el Depredador fue el causante de tu muerte — Liam se llevó la mano a la frente haciendo que recordaba algo — ¡Oh cierto!, que de aquí no vas a salir completo — Suspiró

El vaquero no respondió y Liam puso los ojos en blanco, él realmente pensó que iba a aguantar la tortura letal por lo que sin más, le quitó el botón de su de su Jean, bajó la cremallera y le sacó su miembro varonil; seguidamente se lo empezó a picar haciendo reaccionar al hombre con gritos desesperantes y angustiantes. Aquel proceso hizo que definitivamente se desmayara del dolor, Liam no quería permitir aquello por lo que le inyectó otra dosis de adrenalina, el hombre se despertó gritando del dolor, pero aturdido de nuevo.

—No. Te. Desmayes. Carajo— Murmuró entre dientes para seguir cortando su miembro, Luego de un par de minutos donde el hombre sufría, Liam se lo desprendió para enseñárselo al público que en ningún momento había dejado de gritar con felicidad y excitación.

El depredador se acercó lentamente al vaquero que murmuraba algo que no se le entendía, estaba cayendo en una fase de inconsciencia y delirio.

—Ya me aburriste, no aguantas nada eh— Liam se acercó al hombre para clavarle el cuchillo en el estómago y comenzárselo a abrir lentamente, miró los ojos de aquel hombre y se dio cuenta que ya estaba muerto. Sonrió cínicamente y metió la mano dentro de su cuerpo para comenzar a sacar las tripas y tirarlos. Por último, le abrió el pecho para sacar su corazón, se lo enseñó a todos como si fuese un trofeo y se lo clavó con el cuchillo

—¡SEÑORAS Y SEÑORES!, ¡EL DEPREDADOR ES EL VENCEDOR!— La voz del hombre sonaba exaltado

Liam miró una vez más al vaquero para comenzar a caminar hacia la salida, aquel evento le había dado hambre y esperaba poder comer algo.

Cuando comenzó a cruzar el pasillo se encontró a Savannah con la mirada perdida y atemorizada, a su lado estaba Alexander con una sonrisa perversa.

—Ella insistía en querer ver por qué te estaba enseñando a inyectar eso, yo la traje aquí— Liam no le quitó los ojos a Savannah que se removió inquieta al lado del hombre, luego de un momento el ojigris siguió caminando como si nada hacia su dormitorio.

Ella lo había visto en la peor faceta que tenía él, tal vez eso sea algo bueno, se dijo mentalmente Liam aunque una parte de él, le dolía.


Capítulos Anteriores

Prólogo, Capítulo I, Capítulo II, Capítulo III, Capítulo IV, Capítulo V, Capítulo VI, Capítulo VII, Capítulo VIII, Capítulo IX, Capítulo X, Capítulo XI, Capítulo XII, Capítulo XIII, Capítulo XIV, Capítulo XV, Capítulo XVI, Capítulo XVII
Sources: 1, 2



Posted from my blog with SteemPress : http://gabriellecd.vornix.blog/2019/02/15/depredador-capitulo-xviii/