La múltiple personalidad: Descentralización del “yo” (Análisis en Irene, Yo y mi otro yo/Fragmentado)

in #cervantes4 years ago (edited)

¡Hola amigos de Steemit! Esta vez aparezco por este mundo con un poco de análisis. En los andares de introspección seguido de un lapsus de entretenimiento, me topé con un filme del 2000 que no había tenido el gusto de ver: Irene, Yo y mi otro yo -se las recomiendo-. Una obra jocosa y al mismo tiempo interesante que deja más preguntas que respuestas.

Atención Spóilers: asumiendo que las personas que lleguen hasta acá han visto o tienen noción sobre las películas mencionadas en el título, se abordará el tema sin pelos en la lengua.

Irene-Split.jpg

[Composición hecha por mí]

Continuando…

El trabajo realizado por el talentoso actor de comedia, Jim Carrey, en la cinta mencionada anteriormente, me impresionó. Aunque superficialmente no se entienda el tono de camaradería intrínseco en los personajes y se confundan, más bien, con exageración. No hay nada más lejano que esto último. ¿Por qué?, veamos, en un mismo cuerpo que subsistan dos personalidades totalmente diferentes no es una imposibilidad. Es un estado patológico que han estudiado durante décadas los profesionales de la psicología.

Fuente

Pero más allá de eso, y sin tocar las incidencias clínicas que involucra la múltiple personalidad. La cinta me recordó a la metaficción, a los mundos paralelos existentes; pre-existentes; cuasi existentes; y los que a penas se germinan. Todo en coexistencia a la luz de la ignorancia.

Puede que suene disparatado o un poco desarticulado este argumento. Sin embargo considero presto desprenderse de los artilugios “realistas” para adentrarnos en la compresión de que nosotros, somos un mundo. Entendiendo esto sería lógico el planteamiento expuesto en Irene, Yo y Mi otro yo. Todos tenemos una tesis y una antítesis, el antagonista bajo nuestra propia piel.

Ahora bien, el trabajo realizado por Carrey fue apenas un adelanto de lo que vendría a continuación: Fragmentado(Split), estrenada en 2017, es una cinta que avanza al extremo de la trama de la múltiple personalidad. Y sin ánimos de exaltar sino de reconocer, James Macvoy hizo una actuación magistral; 23 personalidades completamente distintas, bajo la misma piel, en una misma película, es de admirar. Tanto así que pudiésemos –nosotros desde el plano terrenal- identificarnos con uno (o varios) de los personajes expuestos.


Fuente

En efecto, Split descentraliza el yo en una especie de obra que engrandece el potencial humano y los alcances a los que este pudiera llegar. Aunque más allá de esta presunción, me llama poderosamente la atención la estructura “cebolla” –como la he denominado- de la ficción trabajada en la cinta. La fragmentación del “yo”. En este caso el “yo” (la primera persona) no es una sino varias, y todas poseen cualidades distintivas en un mismo centro (el cuerpo). Es como hablar del multiverso.

A diferencia de *Irene, Yo y Mi otro yo; Fragmentado resalta cierta crudeza del ser multifacético. Pero ambas películas despertaron en mí la imagen de un sistema solar; varios cuerpos celestes girando alrededor del sol, manteniendo distancia sin interferir con el otro y sin descartarlo. Es así como vemos que en Split ninguna personalidad sobre sale por encima de la otra, se mantienen al mismo tono de solidez, con rasgos perceptibles.

A mi modo de ver, en la interpretación de Carrey el trabajo fue suavizado, se mantuvo una personalidad más atractiva que la otra, teniendo en un mismo centro al hombre conservador y a su contraparte, el espontáneo. Claro está que esto corresponde a la temática cómica del filme. En Split, por otro lado, se presiente lo grotesco, la tensión y la rudeza de la trama fílmica.


Fuente

El trastorno disociativo, como se le llama a la multiplicidad de personalidad, es un caso de atención. Quién quita que más adelante –como lo viene pronosticando la ciencia, la ficción, la literatura y demás- lleguemos al punto de uno se iguale al todo.

Lo cierto es que ambas cintas remueven los cuestionamientos o racionamientos de la trascendencia del “yo”. ¿Somos realmente la individualidad del ser? ¿Es el ser un individuo? O ¿Somos apenas la capa de una cebolla que no vemos? Puro flash, flash, pequeñas luces de todo lo que podemos saber y comprender.

¡Si ya viste estas películas, déjame saber tu opinión!

Sort:  

Interesante tema que reviste múltiples interpretaciones. Vi "Fragmentados" un film que ahoga de principio a fin. Pienso que apenas rozamos la la superficie en el conocimiento de la mente humana. Estamos en la etapa de ser buenos ignorantes (en el buen sentido)
Interesante tema.

Exactamento, nosotros mismos todavía no alcanzamos la cima del conocimiento, o al menos no somos conscientes. Y comparto su opinión, @sandracabrera, ese filme ahoga. ¡Gracias por comentar!

Todos tenemos diferentes facetas. Algunas nos gustan y otras nos averguenzan. Con trastorno disociativo o sin él hay que aprender a convivir con todas ellas.

Muy cierto. La aceptación, una clave. ¡Muchas gracias por comentar @hljott!

Interesante publicación, @audiarmis. La idea de ser otro siempre, el espejo, es tan real como la existencia de un yo que se habla a sí mismo. Gracias por compartir

Gracias por leer, @nancybriti. Y sí, posiblemente todos estamos fragmentados aunque eso no logremos ver.