Educación y sus demonios

in #cervantes2 years ago (edited)

Los niños siempre han sido renuentes a dedicar tiempo a estudiar, quizás para ellos cualquier cosa que no sea divertida no vale la pena, es un punto de vista bastante dañino según nosotros los adultos, pero ¿y si en realidad tienen razón?


Fuente

Durante siglos, la academia se ha dedicado a la obligación, como método para la educación de los pequeños, ellos no tienen la madurez necesaria para escoger sus actividades y se supone que para movernos en esta sociedad, debemos adquirir unos principios fundamentales que nos permitan la correcta comunicación de nuestras ideas y un comportamiento racional en esta sociedad.

Pienso en eso como “Lo correcto” y en una etapa inicial, aprender a leer y escribir sí creo que es fundamental para comunicarse con los demás, al igual que la aritmética es absolutamente necesaria para manejar todo el tema de compra y venta del mundo actual, pero de ahí en adelante podría convertirse en algo opcional, que cada persona sea ignorante de ciertas áreas pero extremadamente bueno y enfocado en sus talentos.


Fuente

Se imaginan un mundo más diverso, un mundo con ingenieros extremadamente hábiles con arquitecturas y números pero ignorantes completamente en arte o pedagogía, cantantes prodigiosos que ignoran por completo las matemáticas o las ciencias exactas, creo que sería un mundo donde todos valoraríamos más los talentos y estudios de otros y donde cada persona sería más feliz en su trabajo.

Si desde niño no te obligan, sino que te apoyan en tus deseos, poco a poco irás labrando un camino más enfocado, más directo y más gratificante a tu destino final, a tu medio de vida, creo que esta es una idea demasiado revolucionaria para ser aceptada a primera vista, pero pienso en ella como una solución a las crisis actuales y sobretodo una solución a muchos casos de depresión y tristeza de esta generación.


Fuente

Abogar desde niños por la búsqueda de la felicidad podría resultar en un mundo más humano, donde todos seamos humanos más seguros de nosotros mismos y de nuestras capacidades, donde cada persona se única y valiosa a partir de su trabajo en la sociedad y sobre todo un mundo donde todos seamos más felices!

¿Y si por un momento pensamos en obligar menos y apoyar más?

Lindo día para todos

Sort:  

Afortunados los niños que desde temprana edad saben y tienen claro lo que quieren de adultos.

Lo que pasa es que los niños necesitan dirección , ser guiados si aun muchos jóvenes salen de la secundaria sin saber que realmente les gusta o cual es su vocación.