Depredador - Capítulo IX

in #fiction2 years ago


Capítulo IX


—Quiero hablar con el topo— La voz de la persona fue totalmente seca y demandante.

—Habla el topo— respondió luego de unos segundos al otro lado de la línea.


—He estado estudiando los movimientos del nuevo guardaespaldas y va a batallar mucho, hay que hacer una operación con más personal y con armamentos, no será fácil de vencer

—Águila, estás segu…

—Sé lo que estoy diciendo, si tienes que pagar más para llevar acabo el secuestro, hazlo. Pero no quiero errores, hay que sacarle unos 20 millones de dólares en rescate, tenemos que pagar el servicio del nuevo caballo de troya para poder ingresar a la cuenta bancaria de Baggio Enterprise.


—Yo sólo digo que te estás exponiendo tanto por una venganza que…

—Ya he hecho demasiado como para retractarme, haré lo que haga falta para verlo destruido.

Un suspiro se escuchó por el otro lado de la línea y luego de unos segundos la voz de la misma persona se escuchó.

—Escucha, quiero que el próximo secuestro sea mañana a las 18, en la misma zona que te dije.

—Águila, hay algo que debes de saber.

—Dime

—Tenías razón acerca del intruso, tiene sus cuentas pendientes. Hay que ver sus intenciones

—Lo sabía, investiga mejor y me estás informando. Ya debo de cortar, adiós.

_____________________________

Liam se despertó totalmente desorientado sobre lo que había pasado, sin embargo le costó un par de segundos para poner sus recuerdos en marcha y comenzar a enfurecerse de nuevo. Se levantó de aquel sofá y se percató de Savannah que lo miraba atentamente de las acciones de aquel hombre.

—¿Dónde está?

—Primero cálmate, segundo ya ellos se fueron.

—Los tengo que matar

—No vas a matar a nadie Liam, no hoy.

El ojigris se levantó y se llevó una mano a su sien, sentía un fuerte dolor de cabeza luego de aquella descarga eléctrica

—Deberías tomarte esa pastilla que te dejé, el dolor de cabeza es totalmente normal

Liam respiró profundo para caminar hacia la pastilla y el vaso con agua que estaba sobre la mesa de roble de la sala de juntas.

—¿Cómo te sientes?—Preguntó Savannah mientras se acercaba al ojigris. Los ojos de él estaban más distantes de lo normal, el dolor que sentía de niño volvió a magnificarse con la presencia de aquellos hombres, él en ese momento estaba lejos de ser Liam, era más probable que sus acciones se identificaran con el depredador.

—No te acerques Savannah— La voz gélida del hombre hizo que la de ojos café guardara un espacio prudencial entre ambos, después de todo no iba a exponerse a que algo le pasara, aunque ella tuviese el dispositivo, no quería usarlo

—Tal vez si me contaras como te sientes, pueda ayudarte— Ella volvió a dar otro paso

Liam lejos de calmarse, la historia se repetía una y otra vez en su cabeza. Los gritos estaban más patentes que nunca.

—Liam…—

Las manos de Liam se pusieron en los oídos de él mismo tratando de callar aquellas voces que estaban jugando con su mente, los gritos de su madre y las carcajadas de aquellos hombres combinados con los gemidos que daba aquel hombre que en ese momento -en sus recuerdos- estaban violando a su madre, era demasiado para él.

Su respiración se veía acelerada, él estaba lejos de aquella empresa, en ese momento él volvía a ser un niño, estaba en la sala de su casa llorando mientras su madre era brutalmente violada.

—Liam.. por favor— Savannah estaba genuinamente preocupada por él

—Déjenla— Murmuraba Liam mientras su respiración se aceleraba más aún, él comenzó a transpirar sintiendo un calor infernal.

—Liam mírame por favor… — Ella se acercó a él y lo tomó del brazo, un error garrafal.

Ante el contacto el hombre la tomó rápidamente de la muñeca y le dobló el brazo con intenciones de rompérsela.

—¡LIAM, LIAM, ME DUELE!.. ¡SOY SAVANNAH!, LIAM… AHHH MALDITA SEA, LIAM, ¿¡QUÉ DIRÍA AUBREY…!? —

Aquel nombre lo trajo de vuelta, él salió del trance haciendo que quitara las manos de encima de ella.

—Lo.. Lo siento— Titubeó el moreno para alejarse de ella exageradamente, él estaba claro que él era un animal cuando se perdía en su mente y eso estaba más que comprobado.

—Sólo.. tranquilízate, de lo contrario te van a volver a electrocutar

Él asintió yendo hacia el sofá tratando de calmar sus pensamientos e ideas, era necesario estar totalmente cuerdo para seguir cumpliendo su función y estar tranquilo para poder hablar con Aubrey.

—Bien, escucha. Ya tenemos que irnos. Alexander debe estar por regresar y yo debo de ir a la Clínica porque hoy me toca jornada completa, me tienes que ir a buscar al trabajo mañana a las a las 17:30. ¿está bien?

—Sí señorita Brooke

—Llámam…

En ese momento entró Alexander con una sonrisa cínica

—Vaya depredador ya despertaste, que bueno, hoy serás el chofer. Tienes que acompañarme a hacer algo cuando dejemos a mi querida Jade al hospital.

El italiano se acercó a su mujer para besarla con pasión mientras la tomaba por la cintura. Liam no dijo nada, ni siquiera quería ver aquella función, sin embargo, eso no significaba que no escuchara el intercambio de saliva entre ellos dos

—¿A dónde irán cariño?— La voz dulce y empalagosa que ponía la castaña cada vez que hablaba con su esposo realmente molestaba al depredador.

—En busca de un ajuste de cuentas…


Capítulos Anteriores

Prólogo, Capítulo I, Capítulo II, Capítulo III, Capítulo IV, Capítulo V, Capítulo VI, Capítulo VII, Capítulo VIII



Sources: 1, 2



Posted from my blog with SteemPress : http://gabriellecd.vornix.blog/2019/01/18/169/





Posted from my blog with SteemPress : http://gabriellecd.vornix.blog/2019/01/24/depredador-capitulo-ix/