El cuarto piso. Mi participación en el 8vo CONCURSO DE REDACCIÓN DE HISTORIAS, promovido por @fjjrg

Como parte de mi vuelta aSteemit, quiero escribir historias. La oportunidad que ofrece el amigo @fjjrg en el 8vo CONCURSO DE REDACCIÓN DE HISTORIAS,( pincha allí para ver las reglas), es ideal y emocionante.
@fjjrg lleva esta iniciativa, según pude leer, para apoyar a la comunidad Venezolanos Steem, y eso es muy loable. Espero que quienes me lean se animen a participar y así, apoyen su iniciativa, como dicta la red de solidaridad de la comunidad.

Me encantaría ver participar a @alidamaria, @oacevedo y a @evagavilan2.

Espero también que disfruten mi cuento.

Imagen proporcionada por @fjjrg, organizador del concurso

Vocación

Desde que era pequeño quise ser bombero.
Mi madre no estaba de acuerdo, de modo que, cuando fui los suficientemente mayor como para que ella se convenciera de que no eran juegos de niño, comenzamos a forcejear a diario. Pero yo seguía en mis trece: Quería ser bombero y en bombero me convertí.
Hasta el día de hoy he sofocado tantos incendios junto a mi equipo que, calculo que si no los hubiéramos combatido, esta ciudad no existiría. Pero si he de ser sincero, creo que nuestros trabajos más importantes no han sido apagando fuegos, sino rescatando personas del agua, como el deslave del 99. Imposible de olvidar. Creo que medio país salvó de ahogarse a otro medio país.
Como sea, hoy es un día extraño para este bombero de corazón, pobre como una rata pero satisfecho con la vida. No he parado de combatir fuegos desde que mi madre se rindió y me financió todos los cursos que necesitaba.
A las 8:00 p.m. giraron el parte a la Estación #19. Acudimos de inmediato. La nieve nos hizo tomar la vía alterna hasta La Torre de La Bolsa, ese edificio de seis pisos gris y feo, imposible de pasar por alto, que creció como un hongo junto a la redoma Iribarren. El foco de la catástrofe parecía ser el cuarto piso. Había gente atrapada, una docena tal vez, según nos informaron quienes habían logrado escapar antes de que las llamas bloquearan las escaleras y los ascensores.
Si has visto películas, creerás que los bomberos llegan corriendo, soltando escaleras y mangueras como ninjas. No es cierto. Uno tiene que informarse y analizar la situación. Luego se arma la estrategia y todo el equipo actúa disciplinadamente, como una máquina muy prudente y bien aceitada. Si no fuera así, tuviéramos vidas muy cortas.
Desde el cuarto piso, llegaban los gritos. Algunos ejecutivos agitaban los sacos de sus trajes desde las ventanas para alertarnos. Alguien había desplegado una tira de papel de impresora: SOS 5 en cubículo b.
La situación era grave, pero habíamos visto mucho. Nuestro peor enemigo era el viento, que estaba devolviendo el humo a las oficinas. Comenzamos a colocar las escaleras en la segunda ventana este, porque una chica parecía tener intenciones de saltar. Un compañero la retenía por el cuello de la blusa.
Sin embargo, íbamos bien. Sacamos a los empleados y solo cuatro tenían cierta gravedad: tres por asfixia, uno por infarto. La cosa estaba controlada. Por eso es que es tan extraño.
Yo estaba abajo, girando instrucciones por radio. Cuando estábamos moviendo el camión hacia el ala este, decidí echarle una mano a los muchachos, que habían trabajado duro. Agarrado al tope de la escalera, me asomé al último cubículo para evaluar la situación.
Entre el humo la vi. Era muy pequeña.
Estaba vestida con un uniforme escolar, muy bien peinada. No tenía dificultades para respirar la espesa capa de humo gris. Y eso era imposible.
Me limpié el visor y volví a ajustarme la máscara. Ella se metió detrás de un escritorio: jugaba. Sabía que si la llamaba, podía correr, así que le seguí el juego. Entré en el cubículo. Estaba muy caliente, pero la estructura resistía. Comencé a cercarme haciendo la pantomima de buscar.
Es un día extraño. Esa chica no debe estar aquí. Esa chica no debería poder respirar aquí. Y no debería ser tan difícil alcanzarla. Pero lo es.
Las explosiones comienzan pronto. La estructura está cediendo. Lo sé.
Pero no puedo dejarla.

Gracias por la compañía. Bienvenidos siempre

Sort:  
Gracias por ser parte de la Comunidad Venezolanos Steem, la Casa Grande para todos los Sueños. Tu publicación ha sido Seleccionada para el Programa de Soporte a las Comunidades de las cuentas @booming. ¡Felicitaciones!

Gracias por la invitación, querida @adncabrera. Lamento no participar en esta ocasión, pues hace tiempo decidí no hacerlo cuando la premiación depende de un sorteo, mediante un robot, y no de la cualificación de un jurado serio. En verdad, lo siento. Te deseo suerte.
Ah, no vi tu enlace en la publicación del concurso.

Entiendo tu postura, querida @salida. A mí me sedujo la situación básica. Al leerla, vino la historia que conté.
Un abrazo enorme. Bienvenida siempre.

@adncabrera, impecable historia, realmente sentí todo el desarrollo, como si lo estuviera viendo, saludos

Muchas gracias por su visita y comentario, @sir-lionel. Es muy importante para mí, como escritora, saber que he logrado transmitir las imágenes con cierta vivacidad.
Mi conexión está sumamente i termitente. Sin embargo, espero poder leer algunas de las versiones construidas para esta ocasión.
Bienvenido siempre.

Excelente historia amiga @adncabrera, me encantó cuando dijo en un comentario... "A mí me sedujo la situación básica. Al leerla, vino la historia que conté."
Y ese es el prop´sito, inspirarlos a uds a escribir, una foto y un párrafo son más que suficientes para inspirar una historia.

Gracias por su historia y por participar.

Coin Marketplace

STEEM 0.97
TRX 0.13
JST 0.140
BTC 56590.74
ETH 2321.69
BNB 585.02
SBD 8.13