La esclava de Poncio Pilato - Primera Edición del Concurso Foto-relato

in Venezolanos Steem3 months ago (edited)
Esa noche soñó que ella era una de las cuatro siervas que abanicaban al Prefecto de Judea, Poncio Pilato, mientras dos centuriones le referían las nuevas noticias sobre un agitador galileo. Ella estaba a la izquierda del trono, tomaba con las dos manos una pesada hoja de palma que batía constantemente de manera vertical, con mucho cuidado.

El cuadro le había llamado la atención cuando revisaba la Enciclopedia universal que estaba en la biblioteca del abuelo. La pintura la sorprendió en una vuelta de página porque ocupaba más espacio que todas las que había visto antes. Allí estaba Poncio Pilato, con dos mujeres bellísimas a cada lado que le espantaban el calor meneando las palmas acorazonadas, mirando con actitud grave a los dos soldados que tenía en frente. Hacia el fondo, muy lejos, en un verde prado, la minúscula figura de un predicador conversaba con unas indefinidas siluetas que le rodeaban. Sintió pena por aquellas cuatro odaliscas -así las llamó en sus pensamientos en un primer momento, hasta que un diccionario le advirtió que esta nominación se refería a las esclavas turcas- que debían estar impertérritas en su labor hasta quién sabe cuándo.

Los dos centuriones se marcharon, pero el Prefecto se quedó, pensativo, sentado en el trono. La hoja de palma en sus manos, para esos momentos, ya era una pesada carga que le había hecho varias heridas en los dedos y apenas la podía sostener. De repente un rumor insistente dibujó una alerta interrogante en el rostro de Pilato, quien se levantó presuroso cuando escuchó con una nitidez perturbadora las voces que cantaban: “Alabado sea Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos…” En ese preciso instante, ella se despertó confundida porque al lado de su cama encontró una hoja de palma que tenía rastros de sangre.

image.png
Fuente

image.png
[Fotografía: @oacevedo]

Sort:  

Hola, @cruzamilcar63. Tu cuento está muy bueno y bien escrito. Sin embargo, excede en mucho la cantidad de palabras que se expresan en las reglas del concurso. Te sugiero que, si te parece, hagas los cambios necesarios para ajustar la extensión del relato. Te saludo.

Ok. Haré los cambio y volveré al concurso. Gracias.

Ya hice los cambios pertinentes para las reglas del concurso. Muchas gracias por preocuparse y darles a los participantes la oportunidad de enmendar sus distracciones. Saludos.

Estamos para ayudarnos los unos a los otros, @cruzamilcar63, y aprehender juntos las lecciones que nos deben convertir en mejores personas. Saludos.

Enhorabuena, su post ha sido seleccionado por la comunidad #venezolanossteem, la casa de los sueños posibles, para la publicación de los destacados. Gracias mil por apoyar a esta, tu casa.

Gracias por honrarme con esa distinción. Continuaremos aportando todo lo que podamos a esta comunidad.

Para mí fue todo un gusto encontrarte acá. Tal vez no me recuerdes, soy la esposa de Carlos Acosta (@acostacazorla). Cuando vi tu foto y tu glosa me dije: Este es muquero, jajaja. Un abrazo, mi amigo. Gracias mil por publicar en la comunidad #venezolanossteem, la casa de los sueños posibles.

Sí, ya te recuerdo. A Carlos ya lo había visto por allí, también a Rubi Guerra y a otros de quienes solo tengo referencias, por eso me complace estar aquí aún más...

Orlando Sánchez también tiene una cuenta acá. Pero no tiene computadora. Gracias por apoyar a esta comunidad. Un abrazo, mi amigo.

Saludos a todos.

Muquero y templao

Epa, hermano... Así somos. Un saludo para usted y a todos por all´s.

Con mi saludo sincero
Y un abrazo de hermano
Saludo a un venezolano
Del bello pueblo muquero
De oficio galeronero
Tan bueno como el que más
En la respuesta es audaz
Cuando el contrario lo exige
Ese es el que le sigue
En la zaga a Nicolás.

Mi hermano, buen cuento, felicitaciones.

Gracias, hermanito... Vamos a ver qué resulta de ese cuento. Tuve que recortarlo, pero no importa.