Sort:  

La palabra sagrada no se equivoca amiga. Gracias!