Historias reales #4: ¡Entren que caben 100: 50 paraos y 50 de pié!

Historias reales #4_ ¡Entren que caben 100_ 50 paraos y 50 de pié!.png

Imagen de mi autoría y trabajada en Canva especialmente para esta publicación

¡Entren que caben 100: 50 paraos y 50 de pié!

La mañana apenas comienza y el sol es una bola de fuego. Las personas, ya en la calle, caminan con pasos largos para escapar del sol inclemente y llegar pronto a la parada de buses que a toda hora está repleta de gente. Llegan y se acomodan en aquel ciempiés de mil cabezas que son las colas en las paradas de transporte. El que llega mira a los que están delante para sacar cuenta: no me voy en el próximo, me voy en el siguiente.

:0:

Cuando llega el bus, el colector empieza a gritar el recorrido que hace. La gente empieza a apretujarse buscando subir como sea. Los que están abajo, sin subir, le dicen a los que están adentro que se arrimen. Los que están adentro no se mueven y preguntan dónde van a meter a tanta gente. Es una lucha de poderes que solo gana el chófer cuando grita desde el volante: no voy a arrancar si no se mueven.

:0:

Cargado de personas hasta en los cauchos, el bus del siglo pasado arranca. Adentro, no pega el sol, pero se siente el fuego. También se escucha la música de manera estridente, desde un reguetón, una salsa, una ranchera, un merengue. El bus, hace una parada y el caos para subir vuelve: arrímense que allá queda un espacio, póngase espalda con espalda, los voy a bajar si no se mueven.

:0:

Y de manera impensable meten más gente aunque no quepa ni un alma. Y arranca también de manera impensable aquella destartalada máquina. La música a todo volumen, las personas sudando adentro con rabia; pegadas, apretujadas, sordas y sofocadas. Pero el bus va como un dinosaurio en la prehistoria, leeeento, recogiendo gente por cada una de las paradas.

Historia que puede ocurrir en cualquier parada y en cualquier unidad de transporte de Venezuela

HASTA UNA PRÓXIMA HISTORIA, AMIGOS

Sort:  

Y cuando dicen...los del pasillo Espalda con Espalda. porque en el pasillo el puesto es doble.
La verdad que esta situaciones hay que tomarselas con calma y por supuesto con cuidado porque sino uno llega a su trabajo mas estresado de lo normal.

Jajajajaja. Cierto, @janethcoll. El estrés está a la hora del día. Saludos

Amiga esto lo vivo todos los días, de ida y de regreso del trabajo.

Me imagino, amiga!! Porque todos los venezolanos lo vivimos. Un abrazo

Gracias por ser parte de la Comunidad Venezolanos Steem, la Casa Grande para todos los Sueños. Tu publicación ha sido Seleccionada para el Programa de Soporte a las Comunidades de las cuentas @booming. ¡Felicitaciones!