¿Sola? ¿Por qué sola?

in Writing & Reviews10 months ago


Fuente


Todo se trata de este preciso momento, en el que la inspiración aparece a hacer su magia, a dejar su traza. Tengo frío, mucho sueño y mis pensamientos están lentos, pero aún así, estoy feliz. En vísperas de comenzar mi cuarto viaje sola.

¿Sola? ¿Por qué sola?

Pregunta recurrente, incluso a veces por demás de lo necesario. Siempre está, nadie sabe a ciencia cierta porqué, pero su entrada siempre es triunfal. El desconcierto en la cara del interlocutor es claro y conciso, casi como si se estuviera enfrentando a alguien que no está en sus cabales. Un millón de palabras y posibles razones cruzan su mente, mientras el escrutinio incesante de tus gestos funciona a modo de radar.

¿Sola? ¿Por qué sola?

Hay algo mágico y mítico en lo desconocido, en embarcarse a la nada, por más que se tenga un destino fijo. Cuán acostumbrados estamos a lo instantáneo, a lo fácil, a lo gratificante en el acto, que cualquier situación que nos prive de aquello nos significa una puñalada en la espalda, algo casi imposible de transitar.

Nos hemos acostumbrado a tenerle terror al silencio, a destinar el tiempo necesario a enfrentarnos con nosotros mismos. Somos presa de reducirnos a la nada, a callar la mente y el espíritu con banalidades, con la única finalidad de hacernos creer que allí es el camino hacia nuestra profana iluminación.

¿Sola? ¿Por qué sola?

En efecto, sola. No tengo miedo de ser libre de cualquier tipo de atadura, no me aterra el hecho de enfrentarme a mí misma, de tener mis demonios cara a cara e invitarlos a tomar el té. Es una suerte de reconciliación, una oportunidad de sanar lo que, quizás, ahora siento roto.

Se requiere cierta fortaleza para entender que cualquier espacio puede ser compartido, incluso con uno mismo. Lo que para otros es inconcebible, para mí es necesario: el tiempo y lugar con uno. Abrir el palacio mental y escuchar sin ningún tipo de prejuicio, sólo dejando al espíritu ser en su más crudo exponente.

Al principio, la tendencia a sentir cierto desarraigo, extrañeza, incomodidad y hasta temor es normal, ¿cuántas personas se pierden de estar en su propia compañía sólo por el hecho de no enfrentarse a sí mismos? ¿por qué ir por lo sencillo de quedarse en la estructura que nos obliga a ahogarnos en rigidez? El precio a pagar es alto, el costo de oportunidad oscila y nuestra verdadera esencia es lo que se encuentra en juego. Nuestra verdad interior en una lucha eterna contra la popular mentira de acallar todo lo que nos ocurre.

Hay cierta magia en perderse y volver a encontrarse, en mostrarse vulnerable con uno mismo y hacer las paces con las cicatrices que surcan nuestra piel. Es liberador entender que ninguna otra presencia nos hará felices, si no contamos con nuestra propia compañía. La mente y el alma son sabios, una vez que este despertar ocurre, es imposible volverlo atrás, la revolución comienza por adentro y la noche oscura nunca se vió más tentadora.

iamgianttururu_preview_rev_1.png

Sort:  

Saludos @fendit está chévere el escrito como decimos aquí en Venezuela. Chévere es bien. Si, la soledad vista desde esa perspectiva es excelente para lograr un encuentro con si mismo. Como dice algo que leí una vez. "Nunca me siento solo, porque aun cuando lo estoy me acompaña Dios y estoy conmigo mismo.". Feliz fin de semana.

Hay cierta magia en perderse y volver a encontrarse, en mostrarse vulnerable con uno mismo y hacer las paces con las cicatrices que surcan nuestra piel.

¡Totalmente! Muchas personas disfrutan mas de una compañia que de su propio ser... Incluso no se reconocen por simplemente no ser tan fuertes como para ser ellos mismos y llevan una vida influenciada por el exterior sumergidos en algo que realmente no quieren y no lo hacen FELIZ... AMARNOS NOSOTROS MISMOS ES EL PRINCIPIO MAS IMPORTANTE... Si no nos amamos ¿Como podremos brindar AMor? enfrentarnos cara a cara YO con YO y salir abrazados es GENIAL.

Nos hemos acostumbrado a tenerle terror al silencio, a destinar el tiempo necesario a enfrentarnos con nosotros mismos. Somos presa de reducirnos a la nada, a callar la mente y el espíritu con banalidades, con la única finalidad de hacernos creer que allí es el camino hacia nuestra profana iluminación.

En efecto, sola. No tengo miedo de ser libre de cualquier tipo de atadura, no me aterra el hecho de enfrentarme a mí misma, de tener mis demonios cara a cara e invitarlos a tomar el té. Es una suerte de reconciliación, una oportunidad de sanar lo que, quizás, ahora siento roto.

Estaba buscando tu post de los logros y mira lo que halle!! el post es viejo, pero la letra esta viva, tiene color, olor, tacto... nose si tu postura actual es la misma, pero lo que escribiste bien que podría pasar por desapercibido, pero en cuanto a mi, es, no lo se, algo que no estabas buscando pero que te alegras de haberlo encontrado...