LO MAS TÉTRICO DEL AMOR: Capítulo 8.

in Cervanteslast year (edited)

Más monstruo que humano

Salí al jardín y entre smokings y mesoneros, Carlos y su familia fueron recibidos como los reyes del mundo, una adulación tan exagerada que incluso me dio lastima por mis tíos, siendo los anfitriones.

El padre de Carlos era un señor mayor, herederos de una gran fortuna y una industria minera extendida por gran parte de Europa; La señora Olsen era incluso peor que mi tía respecto al clasicismo; la obligaron a casarse con el padre de Carlos para asegurar el futuro de su familia y ha estado adornando su brazo durante más de veinte años.

Tenían un hijo menor que jamás conocí, al parecer el chico huyó de casa siendo muy joven por no aguantar la presión de la familia y a este punto entiendo totalmente su punto.

A los Olsen no les dolía la perdida de ese hijo, obviamente, el primogénito es el único heredero de toda su fortuna, le envidio a ese misterioso ser el poder huir sin atadura alguna.

Carlos estaba a mi lado, como todo intento de caballero su brazo estaba a disposición del mío, así que lo tomé. Su madre y mi tía nos miraban con un aire de ternura, complicidad y orgullo.

Por un momento me sofoqué tanto que solté el brazo de Carlos, pedí permiso ante todos y simplemente me retiré. No podía verlo tras mi paso, pero estaba completamente segura que estaba observándome caminar con una mirada acechante.

Di un pequeño paseo por el jardín, saludé a algunos amigos de mi tío. Uno que otro chico me miraba, vi las intenciones de entablar una absurda conversación conmigo, así que solo me retiré dentro de la casa.

Al pasar por la sala sentí que me sujetaron por la cintura y me cubrieron la boca, empujándome dentro del closet de abrigos en la entrada. Me paralicé del terror, sucedió tan rápido que creí que lo peor podía suceder luego, solo que no fue lo peor.

El pequeño foco de luz en la pared se encendió y Diego estaba parado en frente de mí sonriendo.

—No te muevas. —Dijo acercándose más y cortando todo tipo de distancia entre nosotros.

Colocó un mechón de cabello detrás de mi oreja, para luego acariciar mi mejilla y mi mandíbula con su pulgar. Mi corazón estaba a mil por horas, mientras que él ascendía su tacto por mi cuello.

WhatsApp Image 2020-03-10 at 6.49.18 PM.jpeg

Sentí su agarre en mí nuca y chocó su frente con la mía.

—En verdad quiero besarte. —Susurró contra mis labios.

Una especie de fuego se centró en mi estómago, presioné mis labios e intenté disimular mis ganas de lanzarme hacia él, pero fue inútil.

—Por favor, hazlo. —Supliqué.

—Debo sacarte de aquí, Sofía.

No respondí, no podía dejar de ver sus labios, lo necesitaba.

—Escápate conmigo. —Pidió. Su respiración se cortó y lentamente nuestros rostros se fueron encontrando, su nariz rozando mi mejilla y nuestros labios superiores acariciándose, exigiéndose el uno al otro.

Estaba perdida en el momento, lo único que quería y necesitaba eran sus labios y los míos unidos con el mismo fin: placer. Los escalofríos recorriendo mi cuerpo, su mano sujetando mi cara y la otra presionando mi cintura, pegándome tanto a él que podía sentirlo aún a través de la tela, y quería.

Lo escuché jadear y de repente la puerta se abrió. Carlos estaba entre nosotros con un abrigo de piel en sus manos. Su gesto se tensó al verme y Diego se separó de mí con rapidez. Carlos cerró la puerta con fuerza y antes de que el momento fuese más incomodo, salí del closet y corrí escaleras arriba hasta mi habitación.

Empecé a caminar de un lado a otro mordiéndome las uñas y sin saber si lo correcto era volver a salir. Carlos estaba furioso, aunque no tenía razón alguna para estarlo y con Diego el momento fue tan incomodo que para este entonces ya debe haberse ido.

¡Dios!

Me quité el vestido y me metí en el cuarto de baño, abrí el grifo y dejé que la tina se llenara de agua caliente. Si, estaba decidida a sumergirme en agua caliente mientras hubiera una fiesta en el jardín, porque lo necesitaba.

Me metí en la tina y me recosté de la cerámica dejando que mi piel absorbiera el vapor del agua y solo relajándome.

⤞.⫷⩫⫸.⤝

WhatsApp Image 2020-03-10 at 6.49.20 PM.jpeg

Desperté soñolienta un rato después y me percaté de que aún estaba en el agua y mi piel se ha arrugado por completo, estaba sensible, tanto que incluso el aire hacía que mi piel se erizara.

Me puse la toalla encima y abrí la puerta para volverme a colocar el vestido. Miré el reloj de mi celular, era casi media noche.

Me asomé por la ventana y vi que la fiesta aún estaba viva, me sequé las puntas del cabello con la toalla y me puse el vestido nuevamente.

Varios golpes en la puerta llamaron mi atención, esperaba que fuese Diego, que no se hubiera arrepentido de nada por lo sucedido y hubiera vuelto a mí, pero me equivoqué; Carlos estaba de pie junto a la puerta, el aroma a alcohol que emanaba de él era tan asqueroso como su perfume.

Tiré la puerta con disposición de pasarle el seguro pero antes de pensarlo, él la detuvo y se adentró en la habitación haciéndome caminar en reversa.

Su mirada parecía estar llena de rabia y su puño se fue cerrando mientras se acercaba cada vez más. Por un instante solo me miró, pero entonces, levantó su brazo sin previo aviso y su mano golpeó con fuerza mi mejilla mientras un ardor se extendía por toda mi cara, trayendo también un calor y dolor más que físico, mataba mi orgullo y dignidad en ese momento.

Me llené de coraje en ese momento, no me contuve y di un paso adelante dispuesta a enfrentarlo y devolverle el golpe para hacerle entender que si me ponía otra mano encima se iba a arrepentir.

—¡No te atrevas a creer maldito imbécil que tienes algún poder sobre mí! —Espeté devolviéndole la cachetada.

No supe de donde saqué tanta fuerza, en otras circunstancias solo estaría aterrada y llorando por no saber que hacer, pero esa noche no, toda la rabia que hubiera podido contener la solté en contra suya.

Dio un paso atrás y cerró la puerta con furia mientras que las paredes de la habitación retumbaban y mi corazón se aceleraba. Caminó hacia mí rápidamente presionando los labios y cerré los ojos al momento en que tiró mi cabello obligándome a levantar la cara.

—Quiero que me mires a los ojos cuando te hablo, no pasará de esta noche, te lo juro. —Gritó.

—Me estás haciendo daño imbécil ¡Suéltame! —Exclamé clavándole las uñas en el brazo.

—Es precisamente lo que voy a hacer, desde ahorita empezarás a respetarme.

—¿Qué? —Fruncí el ceño.

Traté de zafarme llena de pánico, no medí la fuerza bruta que Carlos pudiera devolverme. Correr en busca de ayuda era algo inútil, con el simple hecho de ser hombre tenía una fuerte ventaja sobre mí, la fuerza, en el momento en que intentara escapar él me atraparía y probablemente sería peor para mí.

—¡Auxilio! —Grité con todas mis fuerzas, pero la música estaba tan alta que era imposible que escucharan mis gritos.

Me lanzó al suelo, pegué la cabeza del estante de la esquina y rápidamente sentí la sangre correr por mi cabeza, empecé a debilitarme, siempre que recibía un golpe en la cabeza algo en mí se perdía y sinceramente no recordaba por qué era así, me puse una mano en el golpe para evitar intensificar el sangrado y lo miré quitarse el cinturón, estaba paralizada con el mayor miedo del mundo ¿Qué clase de depravado había entrado mi casa?

Miré la puerta con desesperación, quería correr, pero ese animal obstruía todo el paso para poder escapar y mi cabeza estaba empezando a zumbar.

—¡No me toques! —Supliqué a duras penas.

Todo empezó a oscurecerse, la contusión ya estaba haciendo efecto.

Se agachó hacia mí y rompió las tiras del vestido halándolo hasta mi cintura.

—No te voy a violar, Sofía. —Susurró. —Por mucho que quiera hacerlo, aún no puedo, desgraciadamente le perteneces.

Lo escuché jadear mientras mis senos quedaban al descubierto bajo la tela. Sentía asco y repudio al pensar si quiera que esa bestia me tocara de esa forma.

WhatsApp Image 2020-03-10 at 6.49.21 PM.jpeg

Las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas y me incliné en la cama para levantarme y correr hacia la puerta, pero de un momento a otro escuché el cinturón romper el aire para golpear mi espalda. Me arqueé de dolor y presione los labios con furia e impotencia.

Dos azotes más y no pude contener mi cuerpo, caí al suelo completamente adolorida y jadeante, hasta que mi visión y mi consciencia se perdieron por completo.

⤞.⫷⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⩫⫸.⤝

Mis redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/soyfransheska/?hl=es-la

Wattpad: https://www.wattpad.com/user/FransheskaMillan

Y antes de que te vayas, recuerda seguirme para mas contenido y puedas continuar esta historia conmigo. ¡Todos los días, aquí tendrás un capítulo!

WhatsApp Image 2020-02-28 at 7.35.43 PM.jpeg

Sort:  

¡Felicitaciones!



Estás participando para optar a la mención especial que se efectuará el domingo 15 de marzo del 2020 a las 8:00 pm (hora de Venezuela), gracias a la cual el autor del artículo seleccionado recibirá la cantidad de 1 STEEM transferida a su cuenta, también has recibido 1 ENTROKEN el token del proyecto entropía impulsado por la plataforma steem-engine.

Te participamos que puedes invertir en el PROYECTO ENTROPÍA mediante tu delegación de Steem Power y así comenzar a recibir ganancias de forma semanal transferidas automáticamente a tu monedero todos los lunes. Entra aquí para más información sobre cómo invertir en ENTROPÍA.


Contáctanos en Discord: https://discord.gg/hkCjFeb

Apoya al trail de @Entropia y así podrás ganar recompensas de curación de forma automática. Entra aquí para más información sobre nuestro trail.

Puedes consultar el reporte diario de curación visitando @entropia.


Te informamos que el PROYECTO ENTROPÍA ha creado un nuevo servicio, la Creación de cuentas nuevas de Steemit, para más información puedes visitar este enlace.

Atentamente

El equipo de curación del PROYECTO ENTROPÍA