Weekly Contest, "Creating Stories Week #16". /Concurso Semanal, "Creando Historias Semana #16". El fin de la ciudad del amor by @rubenblohmc

in WORLD OF XPILARlast month

El internet puede ser una herramienta poderosa para la comunicación. Las personas pueden comunicarse de manera instantánea independientemente del lugar del mundo en el que se encuentren. Pasa que hoy es muy normal conocer gente por internet… se ha vuelto muy normal hacer amistades por medio de las redes sociales… se ha vuelto normal iniciar relaciones amorosas por internet… como es el caso de 2 jóvenes que se habían conocido y enamorado gracias a las redes sociales.


Rubén es un joven de 20 años estudiante de Comunicación Social en Venezuela quien, por medio de otros amigos, conoce a Valencia, su alma gemela… una chica tan hermosa como la luna llena… de hecho, Rubén le decía “mi luna” por cariño… ella tenía 17 y, aunque era venezolana, residía en parís con una tía debido a la situación político-social que enfrenta su país.


Rubén y Valencia hablaban a diario y siempre hablaban del día que se vieran… Valencia tenía muy buenos ingresos y Rubén, pese a que vivía en Venezuela, también tenía sus ingresos ya que trabajaba por internet para empresas del exterior, los dos comenzaron a ahorrar para que Rubén se fuera a parís con su amada y que hicieran su vida juntos… tenían 2 años de novios y aún no se habían visto… las ganas de verse eran inaguantables…


Un día, Rubén revisa su teléfono para saludar a su enamorada y no entiende por qué a ella no le llegan los mensajes… luego de medio día sin una respuesta, esto le parece extraño… se imagina que salió y se le olvidó avisar… no hay problema… mantiene la calma…
Al día siguiente, al despertarse, se da cuenta de que sigue sin saber de Valencia… era muy raro…


Al entrar en Facebook, se da cuenta de que muchos de sus amigos tienen una foto de la torre Eiffel con un gran lazo negro en su foto de perfil, a demás de muchos memes y condolencias generales dirigidas a toda Francia por su pérdida…


“¿¡qué carajos!?” se repetía Rubén en la mente mientras su corazón se aceleraba… su respiración se cortaba…


“¿y si le pasó algo a Valencia? ¿Y si jamás podré volver a hablarle?” se preguntaba

Al buscar “parís” en internet pudo ver las noticias de los últimos días:

“El gobierno francés decide cotar toda comunicación en parís por no alarmar a los habitantes…”

“Horrible evento que provocará la pérdida de la ciudad del amor…”

“La nasa lamenta la pérdida de la capital francesa…”
“Meteorito que se dirige hacia la tierra…”

“Meteorito que impactará en parís – Francia en 5 días…”

“La extinción de los parisinos…”

Al leer esto, Rubén queda helado… sin palabras… su mente explotó… se desmayó y despertó algunas horas después totalmente desconcertado y rogando que haya sido un sueño…

No era un sueño… el mundo iba perder parís y Rubén perdería a su amada…

Rubén no se quedó de brazos cruzados, retiró todos sus ahorros, tomó todas sus cosas y tomó un taxi directo al aeropuerto internacional de Maiquetía, donde le dijeron que, por la situación, estaba cancelada cualquier entrada o salida a la ciudad de parís…

En la fila había otra persona que quería ir desesperadamente a parís y estaba muy molesto, exigía que le dieran un vuelo a parís o a un lugar cercano… la mujer que vendía los boletos les ofreció a este señor y a Rubén boletos para ir a Francia, pero a un lugar bastante alejado de parís: Marsella. Por supuesto, al no haber otra opción, aceptaron y les dieron boletos juntos.

Estando en el avión, el señor se presenta con el joven Rubén quien estaba bastante asustado, ya que no sabía cuál sería su destino en esta aventura…

“mi nombre es Héctor Candiales…”- dice el señor

Rubén, al oír este nombre quedó frío… le extiende su mano y de presenta, inmediatamente después le pregunta a Héctor: “va a buscar a su hija en parís, ¿cierto?”

Héctor responde: “Sí, ya este gobierno y las consecuencias que ha traído al pueblo me arrebataron a mi bebé… pero ahora un meteorito pretende hacer que no la vea más… no lo permitiré. ¿Y tú, muchacho? ¿Qué harás allá?”

Rubén, temeroso, responde a la pregunta del señor Héctor diciendo: “lo mismo que usted… voy a buscar a su hija, el amor de mi vida…”

A partir de ese momento el viaje fue mucho más incómodo… Héctor se cambió de asiento para no hablarle al joven y lo veía fijamente desde la distancia…

Al llegar Héctor y Rubén buscaban a alguien que pudiera llevarlos a parís, obviamente, cada quien buscaba su propio transporte ya que Héctor no quería estar junto a Rubén… los dos tenían un francés bastante malo así que les costaba entenderse con las demás personas

Rubén encontró a alguien que lo llevara a un lugar más cerca de parís, pero Héctor no, entonces Rubén estiró la mano hacia él y le dijo a las personas que lo llevarían que él era su padre y que no se iría sin él… estas personas accedieron y los montaron en la parte de atrás de una curiosa camioneta… en el viaje fueron detenidos muchas veces por guardias de seguridad, los cuales tenían instrucciones de detener a todo el que se dirigiera a parís… mientras más cerca habían más trancas y era más peligroso, siempre decían que no iban a parís… las personas que los llevaban decidieron, por cuenta propia, llevarlos directamente a parís, pues pensaron que sería muy difícil que pudieran entrar a la ciudad sin ningún transporte y se apiadaron de ellos, además… ¿qué podría pasar?…

A tan solo 30 min de carretera para llegar a parís… detienen el auto unos guardias… pensaban que era rutina, ya tenían preparado una excusa, sin embargo los guardias, sin ningún tipo de amenaza dispararon hacía los conductores, mientras, Ruben y Héctor, en la parte de atrás esperaron a que cesaran los disparos para correr al bosque, ya era de noche así que no los verían… solo faltaba 1 día para la llegada del meteoro… ¡tenían que llegar! ¡No iban a rendirse tan fácil estando tan lejos!

Corrieron como nunca, cuando ya no escucharon a nadie, dejaron de correr... se escondieron en una especie de cueva… Rubén tenía un GPS y le decía a Héctor que lo siguiera. Héctor molesto con Rubén no admitía que Rubén lo podía guiar, pero Rubén se molestó y habló con él seriamente, si querían salvar a Valencia, tenían que trabajar unidos... Héctor acepta a regañadientes y emprenden camino en medio de la noche guiados por el GPS…

Al llegar a parís, ven que toda la ciudad está cercada y protegida, parecía una cárcel gigante. Los dos logran saltar sin ser vistos, gracias al cielo… una vez adentro de la ciudad, se dan cuenta que la ciudad estaba como que nada estuviese pasando… nadie sabía nada… y les habían mentido acerca de las barricadas para que no se preocuparan… todo estaba muy normal, además, todos los sistemas de comunicación funcionaban, pero solo adentro de parís… no había conexión con el exterior, era como un domo.

Al llegar al departamento de Valencia, tocan la puerta y ella abre la puerta muy emocionada les da un abrazo y brinca de la alegría y le da un enorme beso a Rubén. El beso fue interrumpido por el papá, quien muy incómodo, recuerda la situación en la que estaban…

Valencia tenía muchas preguntas, pero tenían que salir de ahí, ya no quedaba mucho tiempo… ¿cómo iban a hacer para salir? Ese era el problema… idearon un plan bastante trabajoso en que podrían salir no solo ellos 3, sino también varios amigos cercanos de Valencia.

Luego de hacer el plan, durmieron un par de horas para recuperar energías y salieron a primeros rayos del sol.

Todas las personas se montaron en 2 camiones, iban 5 personas en cada camión… faltaban tan solo 1:30 hora para que cayera el meteoro y tenían que estar por lo menos a 30 min de parís para no recibir un gran impacto…

Salieron en los 2 camiones, el de adelante fue detenido al intentar salir de la ciudad, mientras el otro, que venía detrás aceleró llevándose con él la barricada de los guardias, en el desorden y la sorpresa de los guardias, el camión que estaba detenido arrancó sin permiso a toda velocidad… una vez ya se encontraban un poco lejos, escondieron los camiones en el bosque y comenzó la fase 2 del plan… dentro de los camiones, tenían motos todo terreno, iban 2 personas en cada moto, e iban a gran velocidad entre los árboles, sin embargo, los guardias los lograron verlos y los perseguían. Les pisaban los talones. Ya se podía ver el meteorito… estaban todavía bastante lejos del lugar seguro… no llegarían… El meteorito impacta y genera una gran onda expansiva que los arrastra junto con árboles y demás cosas… todos terminan con heridas algunos más graves que otras… hay 4 muertos… Rubén apenas se levanta va a donde está Valencia, la despierta y la abraza... le dice: “vivimos”…

Valencia ve a su papá entre un par de árboles agonizando y va de inmediato a verlo… el padre de Valencia se despide de su hija con su último aliento y llama a su yerno para dedicarle sus últimas palabras:

“Dudé de ti, pero creo que eres un gran hombre y ahora sé que amas a mi hija de verdad… tienen mi bendición… tienes mi bendición… hijo mío…”

A Rubén, estas palabras lo llenaron de orgullo, le dijo: “fue un placer Sr. Hector…” y le cerró los ojos…

Valencia y Rubén volvieron a Venezuela donde durarían poco tiempo para volverse a Francia juntos a vivir esa vida que tanto soñaron solo que lejos de parís… Acabó la pesadilla y lograron vivir una vida tranquila… siempre visitan el lugar de la muerte del padre de Valencia brindan una cerveza para conmemorar la vida de Héctor… FIN

178519778_804883157132389_5375046340725954176_n.jpg

Sort:  

Saludos amigo @rubenblohmc

Interesante historia donde Ruben decide emprender vuelo en busca de su amor, quien está acorralada entre el caos ante el inminente imapacto de un meteorito en Oaris.

Gracias por su entrada al concurso.

Participante #29

#affable