Imagen en seis

in #literatura3 years ago

Cada día pintaba un trazo en un pequeño lienzo,
como era costumbre entre la gente de su pueblo.
Era la primera acción de su día,
no podía evitar hacerlo,
su alma, su espíritu, se lo exigía.

Nunca había logrado evadir ese trazo.
Lo pintaba sin pensar:
Solo se levantaba, tomaba un pincel,
preparaba un color (no más de una gota)
y su trazo hacía.

A veces esa simple acción le incomodaba,
otras le relajaba.
A veces sentía que vivía sin control sobre sus actos,
como autómata;
otras sentía cómo enfocaba la mirada y se aclaraba su panorama,
cómo descubría sus propias motivaciones,
sus propias necesidades y sensaciones.

En especial le perturbaba
cómo la imagen resultante reflejaba su espíritu,
su estado de ánimo, sus deseos y añoranzas.
Le parecía increíble la capacidad de la gente de su pueblo
para interpretar las imágenes ajenas: A simple vista
leían las sensaciones actuales y los traumas pasados,
los deseos y las ambiciones de quien fuera;
aún evadiendo cualquier contacto personal o acercamiento,
o cualquier explicación.

--
Un día, sin desearlo, volteó hacia un espejo
encontrando allí reflejado su propio rostro agobiado.
Le sorprendió tanta molestia reunida sin consuelo,
sin razón de ser ni motivo aparente.
No pudo evitar preguntarse qué había hecho
para llegar a aquel estado de depresión,
hallando la respuesta al instante:
Acababa de realizar su trazo matutino.
Volteó hacia el lienzo, lo contempló con la mente en blanco,
presintió lo ya pasado…

De repente vislumbró algo más,
vislumbró potencial en aquella actitud,
vislumbró que la causa no era más que una simple consecuencia.
Pero no podía dilucidar qué era aquello que atraía su pensar.
Solo le parecía gracioso, tal vez irónico,
que algo tan nimio provocase tanto malestar.
Le pareció absurdo darle tanta importancia,
para bien o para mal, a un tonto lienzo
a una tonta tradición que ni siquiera requiere seso.
Y es que, en todo caso, el malestar no viene del lienzo mismo, razonó,
sino de la tradición en que se basa, y que a la vez ayuda a sustentar;
o tal vez venía de su recelo ante todas las tradiciones en general,
pues siempre había tenido un alma rebelde,
libre de ataduras, renuente a proyectar responsabilidad.

Pasó la mañana pensando, casi filosofando,
aunque sin mayor orden ni método,
sin siquiera buscar llegar a una conclusión.
De repente sintió plena satisfacción
al ver que su imagen reflejaba todo lo pensado y sentido,
tuvo la convicción de haber encontrado justo lo que necesitaba
aún sin saber con exactitud (todavía) qué era.
Pensó en ir más allá, en averiguar más y divulgarlo por doquier,
pero de inmediato decidió no hacerlo,
le pareció forzado, poco natural;
se prometió que dejaría que las cosas fluyeran solas,
que su imagen hablara por sí misma

Su decisión no llegó lejos,
rompió esa promesa a la mañana siguiente.
Después de realizar su trazo diario, que sintió grandilocuente
(dorado, luminoso, señalando el porvenir
hacia arriba y a la derecha),
tuvo la determinación, el impulso incontrolable, de reafirmar su verdad:
Todo el mundo debía tener la misma convicción.

Con base en su excepcional capacidad para interpretar imágenes,
buscaría una que le señalase la mejor manera de comenzar.
Empezó a merodear, a examinar y, en ocasiones, a increpar,
viendo y analizando todas esas formas y colores
e imaginando, además, personajes y actitudes absurdas
que hicieran más entretenidos sus días.
En eso anduvo
y solo recordó su gran determinación redentora una tarde vacía
al ver que no había avanzado en absoluto,
que las reacciones a sus comentarios no habían sido las esperadas
que su capacidades no eran tan excepcionales.

A la mañana siguiente tuvo una sensación extraña,
inédita, al menos que recordase:
Había hecho un trazo pequeño y retirado, inconexo,
como sin un lugar adecuado dónde estar o sin motivación para existir,
como si hubiese dejado una gran determinación sin cumplir.
Se dijo que ello no significaba nada
que mejor sería no darle importancia a un simple trazo
que tal vez había sido por alguna perturbación mínima
que ni siquiera había sido concientizada,
tal vez producto de su propia imaginación inquieta.

Quería ignorar esa sensación,
ignorar lo que fuese que la generó,
cualquier personaje o actitud imaginada (según supuso).
Quería olvidar la caída en su determinación, pero no pudo.
Pasó el día intentando ignorar la causa de su turbación
aún sabiendo que era imposible,
no había forma de evadir la realidad,
nunca había estado en terreno firme:
sus mayores verdades eran falsas, eran sofismas como mucho.

Todas sus ambiciones se derrumbaron,
sintió rabia por no poder cambiar su realidad,
sintió rabia por tanta ingenuidad,
por tanta cursilería idealista.
Sintió rabia de haber perdido el control
quería confrontar sus problemas,
acabar con ellos,
pero no podía.

Huyó de la incertidumbre.
Prefirió no darle demasiada importancia a nada.
Su imagen estaba pálida,
ya no tenía nada por lo cual luchar,
en su entorno no había más que fantasías tontas,
fantasías basadas en una tonta tradición
cuyas costumbres no podía eludir.
Hacer ese simple trazo diario, le incomodaba,
pero su alma, su espíritu, se lo exigía.

Intentó restarle importancia, olvidar los motivos y causas,
se enfocó en vivir su vida sin mayores tropiezos,
sin mayor contacto con el resto de la realidad
Lo asumió como una vocación de vida,
como su pequeño martirio personal
que no habría de afectar el resto de sus días.
Lo asumió así, aunque sin saberlo plenamente:
solo se había dejado llevar.

--
Un día, sin desearlo, volteó hacia un espejo
encontrando allí reflejado su propio rostro agobiado.
Le sorprendió tanta molestia reunida sin consuelo,
sin razón de ser ni motivo aparente.
No pudo evitar preguntarse qué había hecho
para llegar a aquel estado de depresión,
hallando la respuesta al instante:
justo acababa de realizar su trazo matutino.
Volteó hacia el lienzo, lo contempló con la mente en blanco,
presintió lo ya pasado…





Circo specchi

ImagenDrp es un hiperrelato, es una historia compuesta por un conjunto de relatos entrelazados que narran las distintas etapas del desarrollo espiritual de su(s) protagonista(s) y sus recurrencias.

Otras publicaciones este hiperrelato son

Imagen le gustaba (1)
                burlada (3)
                tachada (5)
                oculta (7)

Sort:  

Congratulations @jadrp! You have completed the following achievement on the Steem blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You made more than 500 upvotes. Your next target is to reach 600 upvotes.

Click here to view your Board
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @steemitboard:

Valentine challenge - Love is in the air!

You can upvote this notification to help all Steemit users. Learn why here!