San Arethas, el gran Martir.

in #orthodox11 months ago (edited)

image.png

Arethas fue prefecto de la ciudad cristiana de Negran en Arabia. El rey árabe (u omirita), Dunaan, que era judío, decidió eliminar el cristianismo de sus dominios. Emitió un edicto por el que todos los seguidores de Cristo debían ser ejecutados.

Debido a que los habitantes de Negran permanecieron fieles al Señor, Dunaan vino con un gran ejército para destruir la ciudad. En las murallas de la ciudad de Negran los heraldos del rey anunciaron que Dunaan sólo perdonaría a aquellos que renunciaran a Cristo y se refirieran a su cruz como un "signo de maldición".

Sin atreverse a asaltar la ciudad cristiana por la fuerza, Dunaan recurrió a una artimaña. Dunaan juró que no forzaría a los cristianos a convertirse al judaísmo, sino que simplemente cobraría un tributo de Negran. Los habitantes de la ciudad no hicieron caso al consejo de San Arethas, y confiando en Dunaan, abrieron las puertas de la ciudad.

image.png

Al día siguiente Dunaan dio órdenes de encender un inmenso fuego y arrojar a todo el clero de la ciudad en él para asustar al resto de los cristianos. 427 hombres fueron quemados. También arrojó al prefecto Arethas y a los otros jefes a la cárcel. Luego el opresor envió a sus mensajeros por la ciudad para convertir a los cristianos al judaísmo. El mismo Dunaan conversó con los habitantes traídos de las prisiones, diciendo: "No exijo que renuncien al Dios del cielo y de la tierra, ni quiero que adoren ídolos, sólo quiero que no crean en Jesucristo, ya que el Crucificado era un hombre y no Dios".

Los santos mártires respondieron que Jesús es Dios Palabra, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, que para la salvación de la humanidad se encarnó del Espíritu Santo y de la Virgen María. Los que sufrían dijeron: "No debemos abjurar de Cristo, ya que Él es la vida para nosotros. Morir por Él es encontrar la Vida".

image.png

Más de cuatro mil cristianos, hombres, mujeres, ancianos y niños, de la ciudad de Negran y pueblos vecinos sufrieron el martirio por Cristo en el año 524.

Posteriormente, en alianza con Bizancio, el rey etíope Elesbaan liberó Najran de Dunaan poco después y levantó iglesias en honor a los mártires. Negran se convirtió en un lugar de peregrinación hasta el surgimiento del Islam un siglo después. Al final de su vida el Rey Elesbaan, que también se llamaba Caleb, se retiró a la soledad como ermitaño; envió su corona a Jerusalén como ofrenda a la Iglesia del Santo Sepulcro.