La importancia de experimentar: El valor de la práctica.

in #photography4 years ago (edited)

Hola amigo lector.

En anteriores posts he mostrado muchas de las fotografías que tomé antes de tener cámara fotográfica profesional o conocimientos del arte fotográfico. Sin embargo, hoy traigo algunas fotografías que capturé hace unos cuantos años cuando compré mi primera cámara semiprofesional.

Un poco de experimentación.

Aunque por entonces no tenía casi ningún conocimiento técnico de fotografía, cuando compré mi primera cámara bridge o semiprofesional (hace unos cuantos años) fue una gran alegría para mí, porque me permitió empezar a experimentar tomando fotografías a diario a casi cualquier cosa o evento a mi alrededor, desde diferentes perspectivas, ángulos y distancias.

La historia de estas fotos.

Las siguientes fotos son parte de ese período de pruebas, ajustes y adaptación que dan inicio a una pasión y al conocimiento de un arte. Verás, vivo en una zona montañosa de mi país, por lo cual, no es extraño toparme con la más pintoresca fauna o vegetación en mi diario transitar.

Una tarde salí al patio trasero de mi casa y me encontré a una ardilla comiendo un aguacate que había caído de un árbol. Hacía poco tiempo que me había comprado mi primera cámara semiprofesional y aunque me encontraba a una distancia de unos cuantos metros de la ardilla en cuestión (como a 6 o 7 metros más o menos) era el momento perfecto para probar mi cámara y su potente zoom de 26x.

Justo al estilo de los grandes fotógrafos en las selvas o desiertos africanos o algo así (vale quizás exagero un poco con esta afirmación, jajaja), tomé mi cámara, la encendí, le gradué un poco el zoom y empecé a tomar fotografías.

ardjfdjf9245856368d0w057825667.JPG

Había buena iluminación natural, una luz con intensidad apropiada para el tipo de fotografía.

ardjgj4796nbnbhggrdxsxd.JPG

La ardilla estaba de lo más inspirada, comiéndose su aguacate y mientras tanto, yo aprovechando para tomarle fotografías a la distancia, jajaja.

ardkg3005726050fjgkhskflgl3dfg0577d.JPG

Aunque entre foto y foto empecé a jugar un poco con los controles del zoom, no hice modificaciones demasiados sustanciales en tal sentido, y empecé a tratar de cambiar un poco el ángulo desde el cual tomaba cada foto. No obstante, no podía moverme demasiado, hacer ruido o intentar acercarme a la ardilla, ya que podía asustarla y perdería el momento.

ardlkgxlgkh4djhfjkhfj395735.JPG

Debo haberle tomado alrededor de unas 20 o 30 fotografías a la ardilla desde diferentes ángulos y posturas, y aunque (como ya mencioné) no podía acercarme mucho, el animalito hacía la labor de ayudarme un poco a variar los ángulos, al cambiar de posición para seguir degustando su sabroso aguacate.

Reflexiones varias.

Aunque parece como si yo no hubiese estado más que a unos pocos pasos de la ardilla en cuestión, en realidad (como ya mencioné) me encontraba a unos cuantos metros de ella, el que pueda dar la impresión de lo contrario, solo es muestra de la calidad de mi objetivo y de mi cámara. Del lote de fotografías que tomé en esa ocasión, hoy he mostrado tan solo cuatro de ellas (las que considero más representativas y fieles del concepto al cual hago mención hoy). Estas fotos no están retocadas ni nada por el estilo, están tal cual salieron de mi cámara.

Lo sé, el resultado deja mucho que desear desde el punto de vista técnico, pero obviamente no por la cámara, sino por mí, que en ese momento poseía poco (o casi ningún) conocimiento del arte fotográfico y su técnica. Sin embargo, estaba comenzando a dar mis primeros pasos con una cámara algo más sofisticada que las que había manejado hasta hacía poco antes, y este tipo de momentos y experiencias, constituyen pasos esenciales en el aprendizaje de un arte o disciplina tan importante como lo es la fotografía.

Debo destacar que las cámaras semiprofesionales (o bridges) pueden definirse como algo intermedio entre las cámaras compactas, que maneja todo el mundo, y las cámaras profesionales, que solo manejan los especialistas de la fotografía.

Como he aclarado ya, para el momento en el cual capturé estas fotos, yo no tenía mayor experiencia que la de aquel que toma una cámara sofisticada por primera vez entre sus manos y comienza a tomar fotografías para ir viendo cómo salen e ir mejorando poco a poco a través de tal acción. La razón por la cual muestro estas fotos hoy, es para acotar la importancia de la experimentación en cualquier arte, ciencia o disciplina que estemos estudiando o practicando. No importa de lo que se trate, si practicamos constantemente, con el tiempo nos volvemos expertos en ello, porque vamos adquiriendo pericia, destreza y conocimiento de aquello que pretendemos conocer o dominar.

Además, al empezar a experimentar por nuestra cuenta, se despierta nuestra curiosidad natural por seguir aprendiendo e indagando sobre los aspectos esenciales de aquello que nos interesa aprender. En mi caso, puedo dar fé de que (gracias a estos momentos de experimentación inicial) comencé a profundizar más en el arte fotográfico: Empecé a realizar y asistir a cursos de fotografía y conferencias de fotógrafos importantes, a conocer gente importante relacionada con el mundo de la fotografía en general, a adquirir textos de fotografía y a indagar aún más sobre fotografía en Internet.

Para resumir todo lo dicho, solo debo recalcar que no importa la disciplina de la cual se trate, la experimentación es algo importante y fundamental a todos los niveles (tanto a nivel de principiante, como intermedio y avanzado) porque no solo nos hace aprender aspectos esenciales de aquello que queremos conocer o dominar, sino que también nos hace ser conscientes de lo poco que sabemos y lo mucho que tenemos que aprender respecto a ello, si realmente queremos ser buenos en ese ámbito, y nos motiva a dar los sucesivos pasos para hacerlo efectivamente.

Espero te haya gustado el post de hoy; en otra ocasión mostraré más fotografías de mi etapas iniciales e intermedias del aprendizaje de este maravilloso arte.

¿Qué opinas del tema tratado hoy? No olvides comentar...

¡Hasta la próxima!

Artículo escrito por José Quintana.
Autor y redactor del Blog Emprendiendo e Invirtiendo.

Sort:  

Además del divertido relato de su experiencia tomando esas fotografías y de su excelente y acertado consejo referente a cultivar la práctica, también resulta muy interesante conocer un poco su experiencia en el camino tomando en el aprendizaje del arte de la fotografía. Un saludo.

Gracias por tu comentario @samueljair. Igualmente, un saludo para ti también.

Muy buen post.

Inclusive aunque no tengo muchos conocimientos sobre fotografía, de cierta forma puedo sentirme identificado con lo anteriormente relatado... Tu primera cámara semiprofesional se debió sentir como recibir una máquina de escribir para aquel quería ser escritor en los tiempos de antaño.

Soy un hombre de ciencia, la experimentación y el ensayo y error son la forma de resolver cada uno de los problemas.

Me alegra mucho ver te tomas tu tiempo en relatar ésto y mostrar algunas de tus primeras fotografías. Es una bonita ardilla.

Me alegra que te gustara el post, amigo @rnunez09. Un gran saludo.

thank you for posting! Am actually new here and i need your help, please kindly upvote me as i have followed and upvoted you. Thanks @josequintana

Haces gala del adagio popular "La práctica hace al maestro" mi estimado amigo, yo tampoco se mucho de esa materia (Como te puso alguien en los comentarios) pero el valor de la experiencia es incalculable, en lo empírico está la esencia natural del conocimiento humano. Saludos y excelente post hermano @josequintana.

Gracias por tu comentario tan acertado amigo Alex Díaz @humoalex. Un saludo.

Hola amigo! Que bueno que has disfrutado de tu experiencia fotográfica, y has sacado provecho a tu cámara. Es bueno hacer lo que nos haga feliz, aunque sea por momentos. Cuídate y éxitos

Así es mi amiga @ambar. Un gran saludo y éxitos para ti también.