Un mundo fantástico

in #relatoslast month (edited)

luego-de-cada-frase-a-ella-se-le-iba-un-poco-más-el-aire-la.jpg

Ella se llamaba Denisse, y siempre lo amó en secreto. Peter no tenía ni idea, de que ella sentía por él. Ambos trabajaban juntos, y compartían el almuerzo, pero cada día que pasaba, ella no se atrevía a darle algún tipo de señal sobre sus sentimientos hacia él, no quería arruinar su amistad. Ella volaba con su imaginación, y construía una vida junto a él, una vida que nunca seria suya.

Conforme los días pasaban, su amistad se hacía más fuerte, pero Peter, sin querer, le hacía ver que la quería como a la hermana que nunca tuvo. Eso en el fondo, a ella le destrozaba el corazón. Algunos días Denisse soñaba despierta, se imaginaba la cita perfecta en compañía de sus brazos, y como, con certeras palabras, le confirmaba su amor eterno, un amor tan idílico que rayaba en lo perfecto. En fin, el amor platónico haciendo de las suyas, en lo que quedaba de su mente torturada por ese amor, que crecía cada vez más y más, y parecía no tener fin.

Quería vivir ilusionada, presa de un espejismo que se hacía cada vez más complicado, y que sembraba raíces en su corazón, raíces casi imposibles de desarraigar. Cada vez que Peter cometía, o decía algo imprudente, ella lo remediaba creando un recuerdo ficticio, donde él, lo hacia todo a pedir de boca, siempre acorde a la voluntad de sus deseos.

Ella se hundía cada vez más en las arenas movedizas de sus pensamientos. Y parecía que su adicción no tenía fin. En una ocasión, planificó su boda perfecta. Donde Peter decía sus votos matrimoniales con tal sentimiento, que hizo llorar a una de sus más queridas sobrinas. Pero la realidad no era tan generosa con ella como quisiera. Había momentos donde era claro que Peter era un patán.

Las veces que eso pasaba, ella quedaba sorprendida. Hacia una breve pausa, y bloqueaba sus pensamientos, para omitir los hechos, como si nada estuviera pasando. Quería ser presa de su película inventada, vivir en una cárcel, que ella se fabricó a medida. Pero los hechos, siempre tan desnudos, sin anestesia y sin previo aviso, le desplomaron su castillo de naipes.

Fue un viernes en el trabajo, después de una comida, donde él le confeso que estaba enamorado, y no precisamente de ella. Cuando esas palabras salieron de sus labios, ella quedó fría en la mesa, con su mirada perdida, aun fingiendo que le escuchaba, forzaba la mirada para fingir que todo estaba bien, o por lo menos aparentarlo.

Sentía que algo se le rompía muy en el fondo de su alma. Algo moría, y no sabía que, o al menos no lo quería aceptar del todo. El seguía hablando, pero iba repasando todos sus recuerdos de una vida paralela, que ella sintió suya en algún momento. Y Peter con cada frase, la seguía hiriendo sin misericordia, y cada herida la hacía en la más pura ignorancia.

Luego de cada frase, a ella se le iba un poco más el aire, la fe y la ilusión de un mundo fantástico, que nunca llegaría a ser suyo.

Autor: Jean Carlos Villamizar #Venezuela

Coin Marketplace

STEEM 1.21
TRX 0.13
JST 0.142
BTC 62920.10
ETH 2214.84
SBD 8.82