Relaciones Tóxicas en Pareja

in #spanish3 years ago

Este jueves 11 de octubre, se realizó la quinta emisión del Podcast Educativo de @cervantes llamado "Emociones y Relaciones". A continuación, un resumen.


Relaciones Tóxicas en Pareja

Diapositiva1.JPG

Muchos de nosotros nos hemos visto inmersos alguna vez en nuestra vida. O hemos sido testigos de la vivencia de esta situación a manos de seres cercanos a nosotros.

¿Alguna vez has experimentado que estando en una relación, no se sientes nutrido (emocionalmente) y que, en vez de llenarte de cosas buenas, mas bien, te estas drenando?

Hay varios sentimientos y emociones que se experimentan constantemente en una relación tóxica. (Recuerden que las emociones repetitivas, se muestran para hacernos referencia a alguna información que alguna situación nos deba transmitir). Pero tendemos a reprimir ciertas cosas en algunas personas, porque pensamos que son lo mejor, o nos atrae tanto esta persona, que simplemente nos vamos a volver “ciegos” o a justificar lo que sentimos, o quizá solo reprimir esas emociones.


Definiciones

  • Según Merlina Meiler: “es aquélla en la cual una o las dos personas sufren mucho más de lo que experimentan dicha y placer por estar juntos. Uno de los integrantes (y en algunos casos ambos) se ven sometidos a un gran desgaste por tratar de sostener la relación”

Este tipo de relaciones se desarrollan entre dos personas, en la que se define a uno como dominante y el otro como sumiso, sin embargo, puede que ninguno de los dos este conscientes de la situación en la que se encuentran y mucho menos qué rol juegan. Pero, lo que sí es seguro es que las dos partes sufrirán, sobre todo quien acata las órdenes de la dominante.

Pasos que te llevan a una posible relación tóxica en pareja


  • Gusto excesivo, hacia una persona tóxica, que generalmente suelen ser muy narcisistas.
  • Existen expectativas románticas muy elevadas sobre el otro, lo que generará que seamos poco precavidos a la hora de elegir.
  • Empezarán a generarse actos incorrectos. El hecho de que se generen, que vayan en contra de tus valores, no te importarán, o no le harás caso del todo. Pero esto se genera precisamente porque, técnicamente vamos a estar como ciegos ante cualquier alarma o mala situación sobre el otro. Ya que te gusta tanto, que no querrás que se vaya de tu vida.

Es importante que todos cometemos errores, y que, al principio de cada relación, a eso de 6 meses o 1 año, todo es color de rosas. Pero, cuando el siguiente punto se viva una y otra vez, hay que tener cuidado:

  • Aquellos pequeños errores, notamos que se repinen una vez y otra más. Hasta el punto de volverse extremadamente dramático. Al punto en el que se experimentan muchos altibajos emocionales. Es decir, tu relación se está volviendo una constante montaña rusa. Pasan de “eres el amor de mi vida” a “te odio, ya no te quiero” o “ya no te soporto”.
  • Tu pareja, nunca tiene la culpa. De todo eres culpable tú o los demás. A veces suelen fingir en asumir su error, pero tarde o temprano caerán en lo mismo. Normalmente estas personas tienen conflictos consigo mismos, y siempre buscarán excusarse por cosas que han hecho otros. Ejemplos: “la culpa es de la infancia que tuve”, “la culpa es de mis padres”, “la culpa es tuya”.
  • Llega un punto en el que empiezas a experimentar cosas malas que en tu vida te pudieras imaginar que te sucederían. Cosas que te dejen muy marcado, hecho nada. Agresiones físicas, agresiones verbales muy fuertes. En las cuales, si no se pone un “alto”, estas seguirán agravándose. Aquí es importante el autoanálisis, saber si soy o no alguien tóxico, y si soy yo misma quien está causando esta situación tóxica, donde no hay nada. (Pero hay que tener sumo cuidado con los juicios que emitamos).
  • Romper y volver varias veces. No pensar que “bueno, como ya hemos terminado y regresado otras veces, ¿por qué no hacerlo ahora?” o “¿por qué no intentarlo de nuevo?” Pues NO señores, NO.

Señales de que estás en una relación tóxica en pareja

Hay actitudes alarmantes que hay que tomar en cuenta cuando se está en pareja, tales como: celos y necesidad de control sobre el otro, falta de respeto y problemas en el ámbito sexual. Estas son las señales más comunes.

  • Cuando en alguno, o en ambas personas existe un "vacío", se genera la necesidad de llenar ese espacio. Esas relaciones que cumplen la función de completar aquel faltante, tienden a hacerse tóxicas, ya que debemos sentirnos plenos por nosotros mismos y evitar que alguien supla esa carencia. Es decir, debemos querernos a nosotros primero para luego querer al otro. Ya sé que dirán "más de lo mismo", pero, aunque sea muy repetido en estos temas, quererse a uno mismo requiere de mucho trabajo. Este tipo de relaciones, tienden a generar dependencia emocional hacia la otra persona, y nos puede hacer incapaces de seguir con nuestra vida por sentir que "no somos nadie sin aquella persona".

También, las dependencias económicas, o de otro tipo de intereses pueden crear lazos complicados de romper, son esas que pasarían a ser las relaciones psicodependientes. Por ejemplo, una madre que no tiene recursos económicos para subsistir con su hijo, solos, genera una dependencia hacia el hombre, que en este caso no es el mejor partido para ella, bien sea porque no le da amor, la golpea o la irrespeta. Esta situación de miedo hace que para aquella mujer sea complicado ver que es capaz de salir de eso y que no necesita de nadie.

  • La comunicación, como todos sabemos, pero pocos logramos aplicarla, es un punto importantísimo en cualquier tipo de relación, pero en pareja mucho más. Verán, cuando estamos inmersos en una relación tóxica, el dominante tenderá a decidir siempre qué hacer, sin importarle la opinión del otro, se tornará una persona poco equitativa. Generando que la relación no pueda avanzar, ya que ambas personas se encontraran bajo las consecuencias del egoísmo del otro.

En este tipo de casos, el dominante es el único que crece a costas de hundir al otro, humillándolo, sin tomarlo en cuenta, creando depresión.

  • Las relaciones basadas en las mentiras, engaños y chantajes, son también tóxicas. Al llegar a ese punto en el que no sabes si tu pareja habla con la verdad, o si te oculta información. Y es cuando hay una fractura gravísima en la confianza. Asimismo, se consideran relaciones tóxicas en donde no existe alguna intención de reparar lo que se ha dañado, es decir, una relación donde el perdón no es un sentimiento auténtico, y que se dice solo por salir del paso.
    Una vez quebrada la confianza, realmente es complicado volver a recuperarla. Normalmente este tipo de inconvenientes conllevan a otro tipo de problemas, como pueden ser más peleas, celos, inseguridad, entre otros.
  • En el ámbito sexual también se puede generar una relación tóxica. Cuando se está en pareja, lo ideal es que pensemos siempre en dar lo mejor de nosotros para el disfrute propio y del otro. Pero, deberíamos alarmarnos cuando decidimos tener sexo con nuestra pareja para que no se moleste o por solo cumplir sus deseos a pesar de que no tienes ganas de hacerlo. Cuando te obligan a realizar prácticas sexuales de las que no estás de acuerdo, o cuando te compara con antiguas parejas sexuales, estás en una relación tóxica.

  • Violencia de género: en estos casos, el respeto entre las personas que componen la relación en pareja, no existe. La violencia se convierte en el pan de cada día, y la comunicación representa un vacío. La psicóloga Adriana Guraieb comenta que "Una espiral de silencio se va apoderando poco a poco de quien fue convertido en víctima, y todo parece ser un problema sin solución, en donde el violento arremete con toda su furia", y también asegura que "Quien recibe las agresiones no puede manejar la situación, y muchas veces termina aceptando o naturalizando esas acciones".


Pasos para terminar una relación tóxica

  • Tomar una decisión.
  • Poner en equilibrio el hecho de tomar una decisión

Al tomar una decisión estaremos asumiendo que:

El hecho de hacerlo es el paso más complicado, porque muchas veces sabemos que esa persona no nos conviene. Pero hay algo que nos ata a ellos, y eso se llama apego y podemos confundirlo con amor.

Al mirarnos a nosotros mismos, nos daremos cuenta del dolor que nos ha causado aquella persona tóxica. Y es que, en un punto, estaremos tan concentrados en pensar en lo que el otro quiere, le gusta. Toda nuestra atención va a estar dirigida a esa persona tóxica. Y poco a poco nos vamos a ir deteriorando. Sedemos nuestra energía hacia aquella persona, y con eso perdemos de vista nuestro propio cuidado.
El hecho de lograr redirigir el foco hacia nosotros, ser capaces de visualizar nuestro dolor y en lo que nos hemos vuelto gracias a lo que hemos aceptado, pues tomar una decisión se hará más sencillo.

Ahora bien, poner en equilibrio la relación, es otro tema. Ya que esto influye dependiendo de as cosas positivas y negativas que tengamos de esta relación. Imaginemos que somos un triángulo y nuestra pareja es un círculo.

Al dar cosas negativas, subiremos, al dar cosas negativas, bajaremos (igual para aquella persona). La brecha que se haga entre aquella persona, mientras mas ancha sea, mayor será el vínculo que tengamos con ella, será más fuerte. Ya que pensaremos por mucho tiempo que estamos en deuda con aquella persona por o que ha hecho y, por ende, tomar la decisión de terminar, se complicará un poco.

Entonces lo que podemos hacer, como ejercicio mental, es repetirnos que todo lo bueno que le dimos positivo a aquella persona, se lo regalamos de corazón. Que tomamos aquello negativo que le dimos a ellos, y asumimos nuestra responsabilidad sobre nuestros errores. Que tomamos todo lo positivo que ellos nos dieron como un regalo, y que nos despojamos de todo lo negativo que nos dieron para que ellos asuman su responsabilidad.


¿Cómo desintoxicarse?

Hay varios puntos importantes que tomar luego de una separación o ruptura de una relación tóxica. Justo en ese momento, debemos iniciar un proceso de desintoxicación.
Pasos:

  • Al principio, las personas que salen de una relación tóxicas, suelen ser altamente dependientes de la otra. Como han vivido tan a flor de piel tantas emociones, pues, se les hará un poco difícil salir de ella. El hecho de experimentar mucho amor por la otra persona y también la has pasado muy mal. Precisamente ese subibaja de emociones, te atan de cierto modo hacia la otra persona.
  • Tu autoestima, estará por el suelo. Amar a una persona tóxica, implica que esta no te ame. Por ser tan egocéntricos y narcisistas, ellos (como anteriormente he comentado), harán sentir que tu opinión no vale. Que no sirves para nada, y eso, con el paso del tiempo, deteriora mucho tu autoestima, porque sientes que no vales ni medio o que a nadie le importa tu opinión, que tienes la culpa de todo. Lo que genera que se complique más el hecho de decidir terminar eso, si aun te encuentras ahí.
  • A raíz de lo anterior, este tipo de personas que se encuentran afectadas por una relación tóxica, se sentirán vulnerables e inseguros. Sienten que no conocerán a alguien más, que de repente si han conocido a otras personas, esta no la llena (pero es que es obvio, no te has sacado de la cabeza al otro ser, y por supuesto esta gente nueva que conoces, no te llena porque no es tan tóxica como la anterior).
  • Las emociones respecto al amor que nos deja una persona tóxica son potentes. Estas personas, con su narcisismo, tienden a verse como líderes. Como que si fuera un príncipe azul de Disney. Lo que genera que sintamos que no podríamos hacer nada sin ellos, o que nuestra vida no estaría resuelta sin ellos. Es decir, se genera una necesidad de alguien a quien queramos admirar tanto, que al final, esto nos hace elegir personas narcisistas sin darnos cuenta.
  • Hay que tener un tiempo sin pareja. Aprender a disfrutar la soledad, conocer gente nueva, e ir alejándose poco a poco de aquella persona tóxica y si es posible, de su círculo social. Esto se hace trabajando como anteriormente habíamos dicho, la autoestima. Hay que darnos cuenta de que hay vida más allá de lo que nos mostraba esta persona.
  • No dejes que tu necesidad de afecto te haga volver a hablarle a esa persona durante tu periodo de desintoxicación. Así pasen muchos años desde lo sucedido, las personas tóxicas muy difícilmente cambian (al menos que se sometan a terapia continua). ¿Para qué arriesgarse a volver a tener algo con esa persona?
  • No terminar de cerrar ese ciclo, se asemeja como estar en un cuadrito encerrado, dentro de lo que es la realidad de la vida, sin poder ver más allá de lo que realmente te sucede.

Esta información la extraje de los distintos autores que mencioné en lo escrito anteriormente, con el fin de transmitir la información por medio de podcast educativos, para quienes prefieren esta vía. No soy experta en el tema, ni tengo un título profesional bajo psiquiatría. Solo me gusta leer sobre temas de PNL y sus temas allegados.


Separador.png


No te olvides de votar @cervantes como witness:


https://steemit.com/~witnesses


Resúmenes anteriores
EmocionesAutoestimaDependencia EmocionalInteligencia Emocional

Si te gustó el post, no olvides darle:

Follow | Upvote | Reesteem

Separador.png

Sort:  

Este post ha sido votado por la iniciativa mods-curean del Proyecto Witness @cervantes. Saludos :)

Coin Marketplace

STEEM 0.64
TRX 0.10
JST 0.073
BTC 56373.67
ETH 4497.89
BNB 613.05
SBD 7.16