Chicha de Jora ... o cerveza de maíz

in #spanish4 years ago

)

La chicha de Jora es una bebida de maíz malteado que se prepara desde tiempos antiguos en los países andinos, especialmente en Bolivia, Perú y Ecuador, donde era muy apreciada por la nobleza Inca. La chicha de Jora era la bebida para alegrar, para celebrar y ofrendar. Era consumida durante las festividades del Inti Raymi en honor al Dios-Sol. En otras ocasiones se derramaba sobre la Pachamama como agradecimiento por las cosechas recibidas.

Al decir maíz “malteado” significa que el mismo ha sido remojado, germinado y luego rápidamente secado y tostado. La harina de este maíz se hierve y posteriormente se fermenta en vasijas de barro durante varios días. Este es básicamente el proceso para elaborar una cerveza artesanal, por lo tanto, desde el punto de vista técnico, estaríamos hablando de una primitiva cerveza de maíz.

Una semilla germinada, fisiológicamente cambia con respecto a una que no ha germinado: los almidones se transforman en azúcares simples y todos sus nutrientes se hacen más asimilables. Esto hace que además de rica, sea una bebida altamente nutritiva. Por otra parte, la fermentación que ocurre en el proceso de elaboración de la chicha le aporta un alto contenido de probióticos, cuyos beneficios actualmente son ampliamente conocidos.

La chicha de Jora es sin duda una de las bebidas más ricas de la gastronomía andina y yo he tenido el gusto de probarla preparada por las sabias manos de mi tía-abuela. Es una costumbre que está viva y lo seguirá estando, mientras valoremos este delicioso y nutritivo producto.

Luego de la fermentación la chicha de Jora llega a tener un 3% de contenido alcohólico, por esta razón algunas personas recomiendan ser prudentes con su consumo… pero esas personas no saben lo que dicen. Yo les digo que sean prudentes con la coca cola y con las bebidas energizantes, y que beban más chicha, que la vida es corta y la chicha es buena.

¡Salud!

Sort:  

Buenos días, podrías hacerme el favor de seguirme? Publico buen contenido diariamente, gracias.

Se ve muy rica esa chicha de Maiz! Acá en Venezuela se toma bastante pero chicha de arroz. me gustaria probar esa de Maíz jeje. Saludos

Hola @jesusagon sí es muy rica. Me parece que no tan ácida como la de arroz, tal vez más dulce. Gracias por pasarte por aquí, saludos!

Interesante propuesta, sin duda se ve deliciosa, me crea la duda y quedo en con la expectativa de querer probarla. Saludos

Ojalá tengas ocasión de probarla en algún momento. Es muy rica, y no es la única, existe gran diversidad de chichas y bebidas fermentadas para probar. Saludos!!

¡Hola! Muy interesante, ya que por tener contenido alcoholico las personas pueden pensar que esta chicha no les aporta nada saludable a su nutrición. Me gustaría probarla algún día. Además debemos mantener vivas las tradiciones de nuestras localidades y de nuestras familias, porque son parte de nuestra identidad. Yo he publicado un post hace unos días sobre el ron con ponsigué, una bebida tradicional del oriente venezolano y que además es una tradición en mi familia. Si gustas puedes pasar por mi blog y dejarme tu opinión. ¡Saludos!

Revisé tu artículo, muy interesante y valioso que mantengan esa tradición en tu familia. Hay tanto por compartir!!! Gracias por tu aporte :)

¡Gracias por visitar mi blog! Me alegro que te gustara mi publicación.
¡Un abrazo!

Mi familia es de la zona andina de Venezuela y la chicha se consume bien fermentada... tiene un sabor ácido. Me gustaría probar esa chica de Jora

@evero soy del Táchira, la chicha en las plazas es un clásico. La de cebada me parecía una cosa demasiado chistosa cuando era pequeña. La de Jora usualmente no se consume tan ácida.

¡Hola!, mi papá hacía una chicha andina con maíz fermentado, creo que también le agregaba piña, a mí me encantaba, pero no me preocupé por guardar la receta. El era de San Cristóbal, ¿será la misma?.

Hola @charjaim, esta chicha de la que hablo la probé en Quito. En San Cristóbal recuerdo haber probado de maiz, de arroz y de cebada, pero era yo muy niña y no tuve el cuidado de guardar la receta.